El ex director general adjunto de Caixanova Gregorio Gorriarán ha avalado este lunes en la Audiencia Nacional el préstamo de 67 millones de euros concedido para una operación inmobiliaria en Rivas (Madrid), finalmente fallida, pues era muy «interesante» tanto por el importe como por lo «que llevaba detrás».

El exdirectivo, para el que la Fiscalía Anticorrupción solicita cuatro años de prisión por administración desleal continuada, ha incidido en el interés que presentaba este proyecto para la caja gallega -que acabó sufriendo un perjuicio de 41,8 millones-, y ha añadido que él personalmente la valoró de forma positiva en base a un primer informe de tasación.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: