Cultura

Eurovisión extrema su seguridad con los primeros ensayos de los artistas | Televisión


Faltan 12 días para la gran final de Eurovisión, pero los ensayos de los 43 países participantes comenzaron el sábado, con un balance de un herido (checo), una gran favorita (Israel) y unas medidas de seguridad extremas, pese a que hasta el lunes, día 7, el público no podrá acceder al Altice Arena, escenario de las nueve actuaciones.

Como sucede con los países primerizos, la radiotelevisión pública portuguesa RTP se ha tomado el éxito de Eurovisión como un asunto de Estado. No se repara en gastos, aunque aún así, será la edición más barata de los últimos 10 años, cuando se incluyeron las semifinales en el certamen. Apenas unos 20 millones de euros, que no han apagado las críticas de los partidos políticos de izquierda, por el dinero público empleado y porque RTP ha tenido que externalizar servicios técnicos. Más de 40 concursos públicos ha realizado RTP para conseguir los mejores profesionales en un acontecimiento tan delicado y espectacular como del Altice Arena, que incluye efectos pirotécnicos entre muchos otros, y que es la imagen de un país para 1.500 millones de telespectadores.

Amaia y Alfred, representación española en Eurovisión. Pablo Cuadra WireImage

Desde hace un mes, el Parque de las Naciones, barrio donde se desarrollará el festival, aparece fuertemente vigilado, y vallados los principales recintos, el auditorio Altice Arena y el Pabellón Portugués, centro de los periodistas, que no tendrán nunca acceso al auditorio ni presenciarán en directo las actuaciones.

Si los periodistas no tienen acceso al auditorio, las 100.000 personas que presenciarán alguna de las nueve galas en directo (aún hay alguna entrada para 4 de los 9 shows) tendrán que cumplir unas normas muy estrictas para llegar hasta su butaca. Como si de un aeropuerto se tratara, Eurovisión ha publicado una lista de 42 objetos prohibidos. Aparte de los habituales -armas, objetos punzantes o contundentes- hay otros más extraños, como baterías, grabadoras o linternas. Sí se permiten carteles del tipo ‘Mamá, no me esperes a cenar’, pero no los que tengan connotaciones políticas, religiosas o incite al racismo, la xenofobia o la discriminación.

De momento, los primeros ensayos no han cambiado mucho las apuestas del posible ganador. Israel se mantiene con fuerza en la primera posición en prácticamente todas las casas de apuestas, seguida de lejos por Francia, Noruega y Australia, que es el quinto país que más entradas ha solicitado. Este país es el último protagonista del renacimiento del festival de Eurovisión, que ya ha cumplido 62 años de vida. En su largo historial, puede enorgullecerse de haber atraído a artistas como Abba, que acaban de anunciar un nuevo disco, 44 años después de su triunfo, Julio Iglesias, Francoise Hardy o Cliff Richard. Y para quien crea que el ganador del pasado año, Salvador Sobral, fue un cantante extraño en la trayectoria del festival, habría que recordar participaciones como las de Franco Battiato o The Shadows, entre otros muchos.

El desfile en los ensayos de las 43 delegaciones tuvo su primera baja el sábado, con el cantante checo Mikolas Josef que se lesionó tras hacer una pirueta en el escenario. El artista fue ingresado primero en un hospital y, dado su empeoramiento, fue trasladado a un segundo hospital. Pese a la gravedad del accidente, Josef ha declarado que va a cantar, pase lo que pase.

En cualquier caso, queda descartado para el domingo en la ceremonia oficial del festival, a la que asistirán el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, y el primer ministro, António Costa. La llamada alfombra azul se celebrará en el MAAT, el Museo de Arte, Arquitectura y Tecnología, junto al Tajo.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment