Portada

Estupor en el PSOE por el fichaje de Pepu Hernández


El fichaje sorpresa de Pepu Hernández por parte de Pedro Sánchez para encabezar la candidatura socialista a la alcaldía de Madrid provocó asombro y estupor en amplios sectores del PSOE. En cuanto se confirmó la noticia, en la noche del pasado martes, muchos teléfonos de dirigentes socialistas, y no sólo de la federación madrileña, comenzaron a echar humo. “¡Menudo circo!”, lamentaba un dirigente crítico con Sánchez. Pero también entre algunos afines al presidente del Gobierno la designación fue recibida primero con incredulidad, y después casi con resignación.

Tras haber barajado en los últimos meses a ministros como Fernando Grande-Marlaska o Reyes Maroto, y habérselo ofrecido sin éxito a Alfredo Pérez Rubalcaba, Sánchez se decantó por un viejo amigo: su antiguo entrenador en el Estudiantes. Una apuesta que, pese a los muchos recelos que suscitó en sectores del PSOE, se considera ganadora en la Moncloa. Y eso que algunos dirigentes socialistas vaticinan un batacazo electoral histórico en la capital, donde temen que pueden quedar en quinta posición.





El propio Sánchez será el encargado de presentar el próximo domingo a su candidato, en un acto que se está organizando en el teatro de La Latina. En la dirección del PSOE en Ferraz dan por hecho ya, en todo caso, que Pepu Hernández “arrasará” en las primarias que, de entre las opciones posibles, el propio Sánchez fijó en el calendario para el próximo 9 de marzo y después ratificó la ejecutiva de la federación madrileña.


El Gobierno sale en tromba a defender al aspirante a alcalde: “¡Sabe competir y ganar!”, celebra Calvo

También tiene anunciado que disputará esta candidatura el veterano Manuel de la Rocha, que fue alcalde de Fuenlabrada, pertenece a la corriente Izquierda Socialista y es padre del asesor económico de Sánchez en la Moncloa de igual nombre. Algunos en el PSOE confían, no obstante, en que, dado los perfiles “tranquilos” de ambos aspirantes, la pugna por la candidatura no se convierta en “una lucha cainita”. “Aunque es lo habitual en el PSOE”, advierten. No habrá una guerra fratricida, piensan otros, ahora que Sánchez es el inquilino de la Moncloa.

El Gobierno, eso sí, salió ayer en tromba para celebrar la designación de Hernández. “¡Compite y gana! Sabe competir y sabe ganar”, aseguró la vicepresidenta, Carmen Calvo, cuando le preguntaron por las cualidades que, a su juicio, asisten al elegido. “Es una persona que siempre hace equipo y que tiene las mejores condiciones para encabezar un proyecto que presenta una alternativa a la gestión que se está haciendo en Madrid”, subrayó la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

También lo defendió la de Economía, Nadia Calviño: “Entre otras muchas cualidades, está acostumbrado a competir y ganar, es un candidato óptimo”. El exministro y eurodiputado José Blanco lo consideró muy oportuno: “Es la constatación de que Sánchez y el PSOE no se resignan, que va a jugar el partido con los mejores y que la competición está abierta”.








Fuente: LA Vanguardia

Comentar

Click here to post a comment