Una de comedias más personales que hayan pasado por la península. Una historia fantástica con la que tomar conciencia de la necesidad de respetar la naturaleza. Una serie histórica sobre Irlanda y otra de Alemania. No hay semana sin novedades a las que echar un vistazo.

Jordskott (19 de febrero)

Han pasado dos años desde los hechos acontecidos en la primera temporada en Silverhojd. Eva ha regresado a su trabajo en el cuerpo de policía de Estocolmo. ¿Cómo puede superar el sentimiento de pérdida? Lo está intentando cuando se encuentra con un caso que le hará enfrentarse otra vez al mundo místico que creía haber dejado atrás.









Das Boot (El submarino) (21 de febrero)

En el otoño de 1942, en la Francia ocupada, el buque U-612 se prepara para su viaje inaugural en una guerra cada vez más sangrienta. La joven tripulación liderada por el capitán novel Klaus Hoffman (Rick Okon) se enfrenta a su primera misión en unas condiciones claustrofóbicas. Al elevarse las tensiones y quebrarse la lealtad, sus personalidades son llevadas al límite. AMC estrena esta serie alemana el jueves a las 22.10h.





Mira lo que has hecho (22 de febrero)

¿Creías que Mira lo que has hecho era metatelevisiva en la primera temporada? Pues espera. El camino para Berto (Berto Romero) y Sandra (Eva Ugarde) se complica con un hijo en plena revolución, un embarazo doble en marcha y el nuevo proyecto de él: rueda una serie sobre su vida como padre. La fina línea entre realidad y ficción se debilita un poquito más en Movistar, que estrena los seis nuevos capítulos este viernes.









Rebellion (22 de febrero)

En 2016 se estrenó una miniserie ambientada en la Primera Guerra Mundial y que explicaba el Alzamiento de Pascua en Dublín en 1916, el conflicto entre el ejército británico y los irlandeses. Ahora es el turno de la secuela, de las consecuencias del enfrentamiento. Se emite en Netflix.





O.G. (24 de febrero)

Louis Menkins (Jeffrey Wright) está a punto de cumplir los 24 años de su sentencia y, aunque no hable de ello, está aterrado ante la idea de vivir otra vez en libertad. Cuando entra en prisión un hombre condenado por asesinato, decide ayudarle a sobrevivir allí. Pero, claro, las cosas se complicarán con las bandas de la prisión…
















Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: