Arranca desde esta semana el curso escolar en los colegios e institutos públicos, concertados y privados, que han tenido que poner en marcha contra reloj medidas anti-COVID-19, pero la inquietud sigue presente entre padres, alumnos y docentes, que se preguntan si todos los centros están preparados por igual.

«La escuela pública está tan preparada como la concertada, aunque es verdad que lo mismo no tiene tantos recursos o depende más de las administraciones que la concertada o la privada», asegura a Efe Leticia Cardenal, presidenta de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (Ceapa), mayoritaria en la escuela pública.

Cardenal insta a «resaltar» todo lo que significa la escuela pública, donde «los equipos directivos, los docentes y muchas ampas se están volcando para adecuar los centros a la vuelta al cole».

Desde el sindicato STES, su responsable de Política Educativa, José Ramón Merino, comenta a Efe que a día de hoy «la consideración general de los centros para responder en condiciones sanitarias buenas a la pandemia es bastante deficiente».

Reconoce, no obstante, que en las últimas semanas distintas consejerías están haciendo mejoras y otras han retrasado el curso para tener margen y mejorar las condiciones.

Merino valora las nuevas contrataciones de docentes con el fondo covid anunciado por el Gobierno pero pide que sea en los centros públicos porque los concertados y privados tienen detrás una patronal que ya «debe velar» por el cumplimiento de las condiciones sanitarias y «tienen un remanente de dinero» para ello.

«Creemos que las condiciones, aún no siendo ideales, van a ser mejores en los centros públicos que en los concertados», ha añadido.

Desde Escuelas Católicas se ha subrayado «el gran esfuerzo que están realizando» sus centros, la mayoría concertados, «para implantar en tan corto espacio de tiempo los protocolos de protección de los alumnos y del personal docente y no docente frente a la COVID-19».

Ese esfuerzo «debe ser conocido y reconocido por todos», según esta federación de centros, que quiere transmitir «un mensaje de tranquilidad y serenidad a las familias».

El presidente de los centros privados no sostenidos con fondos públicos, Acade, Juan Santiago, recalca que «están perfectamente preparados para recibir a sus alumnos y trabajadores con plenas garantías de seguridad».

«La gran mayoría (de los centros) han realizado durante el verano importantes inversiones para adecuar sus instalaciones a las ratios establecidas por las diferentes administraciones y han realizado las contrataciones necesarias para atender las nuevas necesidades con la máxima calidad», según Santiago.

Esto ha supuesto «una inversión económica muy importante que, a diferencia de la enseñanza pública o concertada, han realizado sin recibir ninguna ayuda por parte de las administraciones», asegura.

Argumenta, además, que «esto supone una discriminación completamente injustificada para nuestros alumnos y familias, por lo que desde Acade seguiremos insistiendo en la necesidad de que se tenga en cuenta a nuestros centros a la hora de establecer ayudas en el ámbito educativo».

Por su parte, el director del área de colegios del CEU, Luis Martínez-Abarca, que dispone tanto de centros concertados como privados, reconoce a Efe que su implantación en seis comunidades les ha complicado los preparativos debido a las distintas normativas autonómicas.

Incluso tuvieron que «modificar significativamente» los planes que tenían para algunos centros al salir las instrucciones el 27 de agosto.

«Hemos trabajado para tener la máxima presencialidad y maximizar la seguridad, teniendo claro que no se puede conseguir al cien por cien y que hay que involucrar en los protocolos a alumnos y familias para lograr buenas prácticas», explica Martínez-Abarca.

En sus centros se han habilitado nuevos espacios para los desdobles de curso, se ha contratado a más docentes y se ha dotado a todas las aulas de cámaras para poder retransmitir en directo las clases a alumnos en cuarentena o vulnerables que no puedan asistir al centro.

Según la estadística «Avance de las enseñanzas no universitarias del curso 2019-2020 (alumnado, profesorado, centros y unidades escolares)» hubo 724.803 docentes, 517.437 en centros públicos y 207.366 en privados.

En cuanto al número de centros educativos, sumaron 28.534 -19.143 públicos y 9.391 privados- (esta estadística del Ministerio de Educación no diferencia entre concertados y privados).

En relación a la titularidad del centro, el número medio de alumnos por unidad es menor en los centros públicos que en los privados en segundo ciclo de Educación Infantil (-2,2), Primaria (-3,2), Formación Profesional Básica (-2,6) y en ciclos de Formación Profesional de Grado Medio (-2,3).

Sin embargo, es ligeramente mayor en el primer ciclo de Educación Infantil (+0,3), Bachillerato (+0,6) y ciclos de Formación Profesional de Grado Superior (+0,8).

Pilar Rodríguez Veiga y Olivia Alonso




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: