La creación de empleo cayó en picado el pasado febrero en Estado Unidos. Las previsiones indicaban que habría un incremento de 180.000 en el número de nuevos puestos laborales, pero las cifras reales se quedaron en tan sólo 20.000, según el Departamento de Trabajo de EE.UU. El índice de paro, sin embargo, cayó del 4% al 3,8%.

Gracias a este incremento del empleo, aunque escaso, el mercado laboral registra 101 meses consecutivos de aumentos, aunque el pasado mes marca el número más bajo desde septiembre del 2017.

Este contratiempo no se reflejó en el ánimo del presidente Donald Trump. En un tuit aseguró que “este es el mejor tiempo que yo recuerdo para los trabajadores estadounidenses, tenemos la mejor economía del mundo”, y citó como prueba a sus amigos del programa Fox & Friends.





Los expertos señalaron, sin embargo, que esta cifra de contratación totalmente inesperada por baja puede ser una señal de que el debilitamiento de la economía global impacta en Estados Unidos. Pero el hecho de que sean tantos los meses de ganancias espectaculares en los registros previos supone una sugerencia de que el país todavía se encuentra en un buen momento.


A pesar del frenazo, el paro cae al 3,8% y la media de los salarios sube un 0,4% cuando en enero lo hizo un 0,1%

La media de los salarios ascendió un 0,4%, cuando en enero había sido del 0,1%. Esto hace que el incremento anual se quede en un porcentaje del 3,4%.

La caída de vértigo en la creación de empleo de febrero ofrece evidencias de que el crecimiento económico se ha frenado en este primer trimestre del 2019.

Hace unos días se difundió que el PIB creció un 2,6% en el último cuarto de 2018, por lo que el cómputo anualizado se situó en el 2,9%, por debajo del mínimo del 3% que había prometido Trump como resultado del masivo recorte en los impuestos.

Y esta misma semana se conoció que el déficit comercial de Estados Unidos había alcanzado un récord histórico, rozando los 900.000 millones de dólares, en parte por la fortaleza del dolar, pero también como consecuencia de la guerra comercial abierta por Trump.





Los economistas advirtieron ayer contra una lectura demasiado tremenda. La media de los tres últimos meses llega a 186.000 nuevos puestos de trabajo, una media muy potente que mantiene la expansión.

Este enfriamiento de la contratación apunta a que la Reserva Federal pondrá el freno en sus planes de subir los tipos de interés. Los sectores que mejor funcionaron en febrero a la hora de contratar fueron la industria sanitaria y los negocios de cuello blanco, los ejecutivos; de ahí tal vez el incremento salarial. La construcción perdió 31.000 empleos.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: