Una competición física sin fronteras, así son las series clasificatorias para los crossfit games, una competición en la que cualquiera puede participar acudiendo a un centro homologado de los más de 434 que hay por toda la geografía española.

El español José Pelufo fue el primero en la quinta serie para el mundial que se celebrará en Estados Unidos en agosto de 2020 y explica a EFE cómo es este deporte tan especial y que otorga a su ganador el título de “persona más en forma del mundo”.

“El crossfit es adictivo por la eficacia del entrenamiento” afirma este valenciano que lleva dos años metido de lleno en el mundo del crossfit de alta competición y añade “se compone de movimientos distintos que involucran muchas partes de tu cuerpo”.

El crossfit que surgió en Estados Unidos como una disciplina militar atrae cada vez a más personas interesadas por lograr un buen estado de forma, seguramente sea “El deporte más completo” pero “sin ser especialista en nada”.

Como todos los deportes, el crossfit, puede sacar la parte más competitiva de sus practicantes, es el caso Pelufo quien viene del mundo del atletismo: “siempre me ha gustado la competición y por eso me metí en las series mundiales”.

El camino es sencillo. Cualquier persona, se registra en la web y durante las cinco semanas que duran las series, cada jueves por la noche, los organizadores cuelgan una rutina que tiene que ser reproducida por los participantes hasta el lunes siguiente.

Los atletas aprenden las rutinas y se dirigen a un centro o gimnasio reconocido donde se graban y suben los resultados a la web, así todo el mundo puede verificar los resultados.

Resistencia, fuerza, potencia, agilidad…

El crossfit combina ejercicio gimnásticos, propios de la halterofilia, con otros más metabólicos como correr. Es, según sus creadores, una combinación óptima entre resistencia, fuerza, agilidad, potencia y flexibilidad.

El objetivo a largo plazo del atleta es clasificarse para los campeonatos mundiales aunque este año la meta todavía está lejos. En marzo tendrá una nueva oportunidad cuando se abra una otra ventana de competición online y para ello entrena dos días a la semana, que combina con salir a correr o nadar para no perder “ritmo”.

Los campeonatos mundiales de crossfit motivan e incentivan a los practicantes de esta disciplina registrada como marca comercial por Greg Glassman en los años 70 en California. Tras desarrollar con éxito entrenamientos para policías, marines y bomberos, este estudiante registró el nombre comercial que desde el 2007 figura en el registro de marcas europeo.

Esta disciplina que no distingue ni peso ni condición, tiene una arraigo más intenso en los países anglosajones, como demuestra las nacionalidades de los campeones mundiales, el norteamericano Mat Fraser y la australiana Tia Toomey.

El único requisito que discrimina en la competición es la edad, donde un generoso rango 18-35 años, abarca a los “jóvenes”, a partir de esta edad, las categorías van de cinco en cinco años.

La mala reputación del crossfit de ser lesivo, considera Pelufo que es “una falsa creencia” ya que “cualquier deporte bien prescrito con unos profesionales que sepan, el riesgo lo reduces prácticamente al mínimo.”

El objetivo de quienes se acercan a esta disciplina está claro desde el primer momento: “Sentir que en poco tiempo han hecho mucho”.

practicodeporte@efe.com 




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: