Esquerra Republicana ganaría las elecciones al Parlament y pasaría de tener 32 escaños a entre 38 y 39 diputados. El Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat (CEO) ha difundido su tercer barómetro del año que confirma que con ese resultado los republicanos, que desbancarían a Ciudadanos, confirman su tendencia al alza registrada en este ciclo electoral que les ha encumbrado como primera fuerza política en Cataluña. Las tres fuerzas independentistas -ERC, Junts per Catalunya y la CUP- amplían su mayoría absoluta al pasar entre las tres de 70 diputados actuales a entre 75 y 80.

EL CEO, equivalente al CIS catalán, pronostica que Junts per Catalunya, que volvería a ser segunda fuerza, pasaría de 43 diputados a entre 29 y 31 y que la CUP superaría su larga crisis y conseguiría entre 9 y 10 escaños (ahora tiene cuatro). En el otro lado de la bancada, el PSC de Miquel Iceta se encaramaría a la tercera posición con un notable aumento: de 17 a entre 24 y 25. Los comunes conseguirían incrementar también sus apoyos al pasar de 8 a entre 11 y 13. El PP se mantendría casi estable: de 4 a 5. El partido que sufre un desplome es Ciudadanos, ganador en las elecciones del 21 de diciembre: de 36 diputados pasaría a entre 14 y 16. En el caso de unas nuevas elecciones generales, prácticamente se calcarían los resultados del 10-N: ERC volvería a vencer pero aumentaría en tres escaños su distancia con el segundo partido, el PSC, que perdería un diputado.

La encuesta, realizada a 1.500 personas, se realizó la semana después de las elecciones generales del 10-N y de difundirse la sentencia del procés. Pese al impacto que generó la sentencia y las protestas, el barómetro refleja que apenas se ha modificado el porcentaje de ciudadanos que prefieren que Cataluña se convierta en un país independiente. El 43,7% de los entrevistados apuestan por esa solución mientras el 47,9% lo rechazan. En la última encuesta del CEO de julio, la proporción fue del 44% síes a 48,3% noes. El director del CEO, Jordi Argeleguet, ha señalado en la presentación del sondeo que la «sucesión de hechos singulares» parece, ha alegado, que no tiene demasiado efecto en los posicionamientos en cuanto a la independencia.

El líder catalán mejor valorado es Oriol Junqueras, que es, además, el único que aprueba con un 6,03 de nota, seguido por Marta Rovira (4,98) y Carles Puigdemont (4,26). La valoración de los políticos catalanes sigue bajando, con una nota media de 3,85, y más baja es, todavía, la de los políticos del resto de España, con un 2,33. La valoración de los gobiernos es también mala: la del Govern es de 34,4 -fue de 4,6 en julio-. Porcentualmente, un 58,4% la valoran mal, frente a un 38,7% que la ve positiva. Una cuarta parte de los encuestados califica con un cero la acción del Gobierno catalán.

Las notas son peores cuando se pregunta por el Ejecutivo español en funciones: un 2,2 (en julio 2,9) y un 39% de los encuestados la califican con un cero. El grado de satisfacción por el resultado de las elecciones generales del 10-N solo lo aprueban los electores del PSC, que le ponen un 5,17. Según las respuestas, el grado de improvisación o indecisión del voto es bastante alto, ya que un tercio contestaron que lo decidieron en la última semana e incluso en el último día. «Creemos que eso no es positivo y que el resultado final puede tener cierta distorsión porque se improvisa en la última semana», ha destacado el director del CEO.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: