Salud

«Es un error asociar ‘‘sin azúcares añadidos’’ a libre consumo»


1- ¿Cuáles son los obstáculos para los pacientes con diabetes en Navidad?

Se les presentan los mismos problemas que a la población en general: el exceso de alimentos con alta densidad calórica, comidas y cenas copiosas y de larga duración, que les impiden ser conscientes de la cantidad de alimentos que ingieren. Resulta importante disfrutar de estas fiestas, siendo también responsables de lo que comemos.

2- ¿Qué «reglas de oro» deben seguir para mantener los niveles de glucosa e insulina en su sitio?

Una alimentación sana, equilibrada, suficiente, variada y agradable. Los pacientes con tratamiento con insulina deben realizarse los controles necesarios en función de la pauta de insulina prescrita y ajustar las dosis en función de los niveles preprandiales de glucosa y las unidades de carbohidratos que van a ingerir y que, por supuesto, deben haber aprendido a contabilizar. Por ello que, en Navidad y siempre, una buena educación diabetológica es fundamental.

3- ¿Qué alimentos son los conflictivos?

Sobre todo la cantidad que se toma del grupo de farináceos y dentro de ellos evitar tomar con frecuencia los que contengan un porcentaje de más de 7% de azúcares, sobre todo aquellos de absorción rápida; también tener en cuenta las grasas saturadas. Leer la composición de los alimentos en las etiquetas es fundamental. También como apuntamos antes, aprender a contar los carbohidratos. Existen aplicaciones móviles y webs donde para obtener esta información. Recomendamos, para preparar estas fiestas, una visita con la educadora en diabetes y la dietista de nuestro servicio, que son grandes expertas en diabetes.

4- A veces, más que alimentos, ¿qué costumbres se deberían evitar?

Lo que no se debe hacer es «olvidar las recomendaciones a seguir en el día a día». Es decir, no debemos bajar la guardia en lo que se refiere al control de la glucemia, el ejercicio y las costumbres de vida sana. Debemos tener en cuenta que las fiestas navideñas son tres o cuatro días. En ocasiones pensamos que la Navidad dura desde el puente de la Inmaculada hasta el después de Reyes y abusamos un poco cada día…

5- Según el grado de diabetes, no es lo mismo un tipo 1 que 2, –y no es igual controlarla sólo con fármacos orales que con insulina–. ¿Qué advertencias hacen?

Para los dos tipos hay que intentar mantener las costumbres sanas de un poco de ejercicio moderado a diario y seleccionar bien la alimentación. Por supuesto, el paciente de tipo 1 estará recibiendo tratamiento con múltiples dosis de insulina. Por ello deberá prestar especial atención a los niveles de glucosa antes de las comidas, y acertar la dosis de insulina en función de ellos y de la cantidad de carbohidratos de los alimentos. También de la sensibilidad individual a la insulina, que se puede calcular inicialmente y acabar conociendo mejor con la práctica. Por ello, como digo, son fundamentales la educación diabetológica y los conocimientos básicos en dietética.

6- La población normal compensa los atracones con momentos «detox». ¿Qué se recomienda a un diabético?

Deberíamos ser conscientes de lo que comemos, dado que somos lo que comemos. Nuestro combustible son los alimentos y no podemos llenar el depósito de nuestro «coche» en exceso y después pretender realizar el resto del viaje sin combustible. Siempre nos ayuda realizar actividad física, por lo que en estas fiestas podríamos, tras una comida o cena navideña, dar un paseo con la familia y disfrutar del aire libre.

7- ¿Qué puede hacer un paciente para compensar los excesos?

Al igual que programamos los menús navideños, con quién disfrutaremos de estas fiestas, también podemos «programar» nuestros paseos o excursiones «navideñas». Seguro que disfrutaremos toda la familia también de estas actividades.

8- ¿Hasta qué punto resultan útiles los productos «sin azúcares añadidos»?

Los pacientes asocian «bajo» o «sin azúcares añadidos» a «libre consumo» y nada más lejos de la realidad. Los turrones y dulces son alimentos de consumo ocasional. Tienen una alta densidad calórica. Debemos ser conscientes del volumen o cantidad que se toma, en «cada toma», al igual que el porcentaje de grasa saturada que contienen.

9- ¿Qué mitos hay en la alimentación en esta población en estas fechas?

Que muchos alimentos están prohibidos. Las nuevas insulinas de absorción ultrarrápida permiten una dieta más flexible siempre que se haya aprendido a usarlas correctamente. Realizar una alimentación equilibrada, cantidad, frecuencia de los productos que tomamos y ser conscientes en estas fiestas cuando ocasionalmente o puntualmente nos excedemos.

10- ¿De qué forma hay que vigilar la ingesta de alcohol?

Son las mismas recomendaciones que para la población en general. «Lo bueno breve, dos veces bueno». Ser consciente de la cantidad y la calidad. No es el alimento o la bebida que nos perjudica… es la cantidad, volumen y frecuencia lo que nos puede perjudicar o beneficiar. Todo depende de lo que elegimos. Es importante destacar que, al contrario de lo que se piensa en ocasiones, la ingesta de una gran cantidad de alcohol pone a la persona en un mayor riesgo de una bajada grande de glucosa, es decir, una hipoglucemia grave. Por tanto, «moderación» y consumo «responsable» son mensajes clave.




Fuente: La Razón

Comentar

Click here to post a comment