Cómo se recicla una consellera de Presidència con coche oficial en candidata a pie por los barrios de Barcelona? Elsa Artadi dice que está contenta con que le toque el aire. Dejará el Govern en pocos días para sumergirse en la campaña por el Ayuntamiento de Barcelona como referente de Junts per Catalunya detrás del exconseller encarcelado Joaquim Forn. Dice que ir en coche oficial ha sido una “anomalía”. “Siempre he ido en transporte público”, asegura.









¿Qué imagen da el Govern cuando se marcha la consellera de Presidència y portavoz?

Lo que hacemos la consellera Borràs y yo es expandir JxCat. Hay un relevo de liderazgos fruto de la represión.

Este relevo no se ve en las listas. Están encabezadas por presos.

Son parte nuclear de lo que está pasando en Catalunya y tienen que estar. Hay gente que seguramente querría que nos olvidáramos y trabajáramos por “el traspaso de Rodalies”.

¿El goteo de consellers en las listas supone que la legislatura catalana no tiene más recorrido o es secundaria?

Es la evidencia de que se está rehaciendo el espacio político. Hay un cambio generacional o de caras. Seguramente, sin represión, presos ni exiliados, eso no tendría que pasar.

¿Una formación independentista no debería poner el foco en la Generalitat?

Todo es importante. El Govern, el Parlament, Madrid y los municipios. Trabajamos desde una óptica global. Por eso nos ha costado hacer todas las listas a la vez.

¿Qué puede hacer mejor usted en el Ayuntamiento que en el Govern?

Puedo ganar la alcaldía para Quim Forn o para mí.

¿Y qué debe hacer JxCat en el Congreso?

Se tiene que ir a hacer política para resolver un conflicto político. Hay que exigir al Gobierno que se siente a dialogar, a buscar soluciones, hace falta ser valientes y afrontar un reto político. El Gobierno no puede vivir de la represión, de buscar votos yendo contra Catalunya. Es la hora de afrontar la solución.





¿Y qué ha hecho hasta ahora el PDECat?

Tiene que haber continuidad. El grupo en Madrid ha estado trabajando para exigir lo que Pedro Sánchez y algunos miembros del Gobierno decían: problema político, solución política. Ahora tenemos que ser muy exigentes en que realmente el futuro gobierno vaya en esta dirección.

¿Pero qué han hecho mal los diputados que había para no repetir?

Míriam Nogueras, Ferran Bel o Sergi Miquel siguen en las listas. Ahora son JxCat, que es PDECat pero también un grupo de personas independientes. Por eso se añaden Borràs, Cuevillas, Tremosa o López Bofill. JxCat se expande con voluntad de seguir sumando.

¿Sólo van a Madrid a hablar de autodeterminación?

Vamos a solucionar el conflicto político que hay. Es decisión del Gobierno de Madrid qué quiere hacer. El Gobierno de Pedro Sánchez cayó porque decidió no hacer política. Nuestra voluntad no es ir a generar inestabilidad, pero lo que no haremos es hacer ver que no hay conflicto y decir a todo que sí. Sería un fraude hacia la ciudadanía catalana.

¿Qué escenario es más beneficioso para el independentismo, un gobierno derechas o del PSOE?

Uno que quiera negociar. Hasta ahora no hemos tenido ninguno. Con el del PSOE no hemos avanzado. Les dio miedo. Si tienen que volver a gobernar, esperamos que haya alguien lo bastante valiente para afrontar los problemas de cara.





¿La interlocución con Carmen Calvo tiene más recorrido o también tienen que cambiar a los protagonistas?

No ha dado resultado. Veremos qué gobierno sale, qué rol tiene cada persona, pero tendríamos que encontrar otras fórmulas.

¿Seguirá siendo una de las negociadoras desde el Ayuntamiento?

Lo decidiremos dentro de JxCat. El papel de la consellera Borràs en el Congreso será muy importante. Yo estoy a disposición para cualquier rol en que pueda ayudar.

¿Hay unidad de estrategia independentista en la resolución del conflicto catalán?

El tiempo que hemos trabajado con el vicepresident Aragonès hemos estado cómodos. Lo hicimos con cautela para mantener la autonomía de los grupos en Madrid, pero la coordinación fue buena.

Ahora se disputan el mismo electorado.

Por eso es un error ir en listas separadas. Lo he dicho siempre. Es legítimo, pero no ayuda. Por mucho cuidado que tengas durante la campaña siempre pasan cosas, y después cuesta volver a rehacer confianzas. Tendríamos que tener el mismo proyecto, especialmente por Madrid o unas europeas.

¿Y en el Ayuntamiento? ¿Es más importante que Barcelona sea independentista o echar a Ada Colau?

Las dos cosas. Se tiene que echar a Colau no sólo porque no es independentista sino por la falta de rigor en la gestión. Nuestro compromiso es no hacer alcaldesa a Colau ni que esté en el gobierno.





Sus socios de ERC quieren estrechar vínculos con los comunes…

Me sorprende que alguien quiera mantener a la señora Colau en la alcaldía. Es importantísimo que la capital sea independentista, pero también que tenga proyecto, poner fin a la situación de ahora, donde todo son moratorias y bloqueo y no resolución de los problemas.

El candidato del upper¿es usted o Manuel Valls?

Lo que seguro que no soy no es la candidata de los de Madrid ni del unionismo.

Hay decisiones de Ada Colau en Barcelona que han censurado la gestión de Xavier Trias, como remunicipalizar el agua.

Hay una parte del control del servicio que tiene que ser municipal, después hay cuestiones más accesorias que es más eficiente tenerlas externalizadas. Como mínimo el sistema tiene que ser híbrido.

Colau se ha alineado con el taxi ante el decreto del Govern sobre las VTC.

El decreto buscaba un equilibrio. Con una licencia de VTC se ha querido hacer de taxi y confundir a la gente diciendo que era lo mismo. La Generalitat hará ahora una ley para dar coherencia a todo el sector. Y desde el área metropolitana se tendría que estar trabajando en la renovación del taxi.

El candidato del PSC plantea optar a una exposición universal para el 2030.





No podemos pensar que la ciudad sólo puede evolucionar con grandes acontecimientos. Ha funcionado en el pasado cuando la ciudad necesitaba transformarse a través de grandes infraestructuras. Ahora hay que hacer a Barcelona más vivible, más verde… Hacer una mejor gestión de los parkings para reducir la ocupación de vehículos, una mejora urgente de los accesos de transporte público, potenciar el bus eléctrico…

¿Si lo que se expande estas elecciones es JxCat, de qué sirve la Crida?

Tiene que encontrar su espacio, buscar la unidad y tener incidencia política. Las elecciones nos han cogido antes de hora. Estamos reflexionando hacia dónde tenemos que orientar nuestra acción. No concurrir a las elecciones no presume nada de cara al futuro.

¿La relación con el PNV está muerta por el enfrentamiento Puigdemont-Urkullu?

No se ha roto, ha cambiado. Ha habido durante mucho tiempo una relación estratégica para tener más peso en Madrid y negociar cosas poco a poco, pero nuestro proyecto político es diferente, es la República Catalana. La sociedad catalana también ha cambiado y ha abandonado la vasquitis que teníamos.

¿Le quedan amigos al Estado al independentismo?

Tenemos algunos amigos a los que les cuesta manifestarse. En la política española se ganan muchos votos yendo contra Catalunya…





¿Cree de verdad que el expresident Puigdemont puede volver a Catalunya?

Ser candidato europeo es una gran aportación para el independentismo. Sabemos qué jurisprudencia hay sobre la inmunidad, veremos cómo se acaba trasladando, hasta dónde la justicia o injusticia española interfiere.

La promesa del retorno ya se hizo el 21-D. ¿Cree que la gente volverá a confiar?

Absolutamente. La promesa no la rompimos nosotros.

¿Lo hizo el presidente del Parlament?

Se rompió el 30 de enero y no lo hicimos ­nosotros.




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: