El pacto entre PP y el partido ultraderechista Vox para el Ayuntamiento de Madrid incluye una propuesta para soterrar el tráfico bajo la Gran Vía. “Es una cuestión que estudiamos para nuestro programa electoral y ya vimos que había graves dificultades, pero lo estudiaremos”, ha dicho este lunes el alcalde, José Luis Martínez-Almeida. ¿Realmente se puede hacer? Expertos en arquitectura, ingeniería y movilidad coinciden en que la propuesta sería muy compleja y costosa de realizar porque por esa zona pasan cuatro líneas de metro, una de cercanías, además de muchos otros túneles, y en cualquier caso supondría meter más tráfico en el centro.

José María Ezquiaga, exdecano del Colegio de Arquitectos de Madrid, cree que el principal problema sería dónde se produce la salida del túnel: “Si la salida se produce en Cibeles, tendría el problema del impacto sobre una zona histórica muy importante y emblemática. Otra opción sería prolongarlo hasta el túnel de O’Donnell, pero supondría un coste muy elevado y habría que estudiar bien cuántos minutos de ahorro supone respecto a la M-30”. Además, “sería una obra pensada para el coche en un momento en el que el automóvil va a perder protagonismo en la ciudad”: «Es consenso de todos los expertos internacionales que el automóvil privado va a perder protagonismo, y las ciudades europeas están adaptándose ya para ello». 

Alberto Tellería, de la asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, destaca es una propuesta “exagerada, absurda y que solo mete más tráfico dentro de la ciudad”: “habría dos bocas de túneles gigantes en pleno centro, una en Princesa y otra en Alcalá, cerca de edificios monumentales como el Círculo de Bellas Artes o la iglesia de San José, que es bien de interés cultural”.

Manuel Romana, ingeniero y profesor de la Universidad Politécnica de Madrid, también resalta la complejidad de la obra: “La Gran Vía tiene una gran pendiente, con lo cual el túnel tendría que empezar bastante antes, sería mu y largo y muy costoso, porque la zona está llena de infraestructuras subterráneas”. En cualquier caso, pide no descartarlo sin hacer un estudio serio, porque “Madrid tienen un problema de permeabilidad este-oeste y la Gran Vía funcionaba para eso”: «sería muy ideológico decir que estás a favor o en contra sin saber de qué están hablando, cuántos carriles tiene, dónde empezaría y acabaría».

Miguel Álvarez, del blog Nación Rotonda, cree que el proyecto no es viable, porque supondría un coste altísimo. “Los túneles tienen una boca de entrada y una de salida. ¿Dónde la vas a poner? ¿En la calle princesa? Y la salida delante del Círculo de Bellas Artes? No creo que sea posible. No se puede usar tuneladora, y levantar esa calle es dejar Gran Vía sin tráfico durante mucho tiempo”.

David Lois, profesor de la UNED y experto en movilidad, explica que este tipo de propuestas «lo único que hacen es generar más tráfico y agravan el problema de la congestión. Quien plantee hoy una propuesta de estas características está de espaldas a la política moderna de transporte, fundamentada en la movilidad sostenible». Lois recuerda que «muchas ciudades están actuando disuadiendo el automóvil impidiendo el tráfico de paso. Cuando se hace, lo que ocurre parte del tráfico cambia de ruta y otras se pasan al transporte público». En su opinión, «ls propuestas de ampliar capacidad viaria suponen un planteamiento pueril que solo incrementa la congestión urbana, porque el tráfico más fluido hace que más gente coja el coche» y eso «traería muchos perjuicios para la ciudad».

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: