Cuando las palabras “Almodóvar” y “moda” van en la misma frase –o en el mismo titular–, lo habitual es que se refieran al uso que el cineasta manchego ha hecho del estilismo y la indumentaria en su amplia filmografía: los Max Mara de Marisa Paredes en La flor de mi secreto, el traje de chaqueta de Victoria Abril en Átame (y de Antonia San Juan en Todo sobre mi madre), las colaboraciones de Jean Paul Gaultier en Kika o La piel que habito y los diseños de Alvarado convertían al Eusebio Poncela de Matador en el inspector de policía mejor vestido de la historia del cine español.

A Almodóvar le interesa la moda, y así lo corroboran los vestidos de Balenciaga que luce Tilda Swinton en La voz humana, el mediometraje que ha presentado estos días en la Mostra de Venecia. Sin embargo, desde hace tiempo el runrún estilístico almodovariano tiene otro tema de conversación: el modo en que el propio cineasta viste en sus apariciones públicas.

Almodóvar durante sus apariciones públicas en Venecia este septiembre. Foto: Getty

Un ejemplo reciente: el estreno de La voz humana en Venecia. Almodóvar acudió con traje azul, camisa blanca y zapatos negros, una descripción que podría ilustrar la palabra “conservador” en un diccionario visual. Y, sin embargo, no lo es. Lo conservador sería ponerse una corbata. O pensar que una camisa blanca formal no puede llevarse así, abotonada hasta el penúltimo botón sin darle más relevancia. O renunciar al motivo tridimensional y al tono levemente encendido que convierte a este traje de Armani es un prodigio de equilibrio: ni ostentación –al final, estamos en 2020 y hay que andarse con cuidado– ni aburrimiento. Los zapatos voluminosos son, como las gafas de sol que el manchego luce en numerosas ocasiones, dos gestos de carácter tan reconocibles como la barba corta y el cabello encanecidos. Es decir: vestirse de manera reconocible sin necesidad de aspavientos ni de fingir nada.

Jersey de cuello vuelto y traje a juego para acudir a los Oscar de este año.
Jersey de cuello vuelto y traje a juego para acudir a los Oscar de este año. Foto: Getty

Eso no significa renunciar a un poco de diversión. En Venecia le hemos visto con mascarilla combinando camisa de manga corta –de Prada, con cuello bowling y estampado de hibiscos– con pantalón rojo y zapatos del mismo color, un gesto de audacia que muestra que el monocromo no es patrimonio exclusivo de los tonos neutros. Si alguien sabe cómo usar el rojo, ese es Almodóvar, un maestro de color que aplica a su aspecto la misma lógica que a sus películas. En los eventos previos a la ceremonia de los Oscar de este año se atrevió con los tonos burdeos –con chupa de piel y deportivas– y con el aguamarina, en un esmoquin combinado con jersey de cuello vuelto. De hecho, en los últimos años se ha vuelto habitual verle recoger premios y asistir a alfombras rojas integrando esta prenda de punto en un traje o esmoquin rigurosamente negro.

Sin miedo al turquesa ni al berenjena en la semana previa a los Oscar de 2020.
Sin miedo al turquesa ni al berenjena en la semana previa a los Oscar de 2020. Foto: Getty

De este modo, Almodóvar parece haber conquistado en su madurez profesional también su madurez estilística: apostar sobre seguro cuando es necesario, y divertirse siempre que sea posible. Sin disfrazarse, modulando pero sin esconderse: ni más entallado de lo conveniente, ni abusando del volumen. Vestir bien, para él, no implica aspirar a la adolescencencia eterna de la moda ni resignarse al clasicismo en que muchos hombres caen al pasar los cincuenta. Basta ver cómo llegó a los Premios Feroz de este año: con traje, zapatos y largo abrigo gris, pero con una larguísima bufanda turquesa. A veces, la sabiduría consiste en prescindir de accesorios innecesarios y encontrar el modo de que utilizar a tu favor lo que asusta al resto. Conocerse, estar en paz y no dudar del propio criterio. Tan fácil, tan difícil.

Almodóvar demostrando cómo se lleva una bufanda a su llegada a los Premios Feroz 2020.
Almodóvar demostrando cómo se lleva una bufanda a su llegada a los Premios Feroz 2020. Foto: Getty

 

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: