Un ejército de incondicionales, armados con cámaras, móviles, gorras, pósters, libretas, rotuladores, e incluso peluches, esperan pacientemente y de manera ordenada a la salida del ídolo. De su Messi, su Dios terrenal. Marc Márquez Alentà (Cervera, 1993) aparece en la puerta de la hospitalidad de Honda HRC, camino del entrenamiento, se detiene y sin perder la sonrisa dedica uno, dos, tres minutos a firmar autógrafos, a hacerse fotos. “Lo sentimos, Marc tiene que ir a pista”, corta la comunión su ayudante y amigo, José Luis Martínez. Hora del trabajo: en Jerez toca recuperar el liderazgo que se dejó en EE.UU. hace tres semanas. Antes de salir al asfalto, el campeón del mundo, el héroe de los niños, se encontraba con La Vanguardia para repasar su momento deportivo y vital.





Recuperemos el hilo del Mundial. En el anterior episodio, Austin, se cayó cuando se escapaba para ganar… ¡Noticia!

Es bueno que sea noticia que me caiga en Austin y que no gano.Cometí un error inesperado. En el primer momento me supo mal.

¿Qué le pasó exactamente, porque estaba pilotando solo, con mucho margen..?

Fue un error mío, porque me caigo yo, pero vino provocado por una serie de cosas. Durante el fin de semana ya dije que había un pequeño problema que se tenía que solucionar, que llegaba cuando menos te lo esperabas. No te diré cuál es, no me lo preguntes… Después, analizándolo, el equipo lo ha arreglado. Así que no fue una caída por ir pasado de vueltas, ni por querer apretar más. No estaba pilotando fuera de mi límite.

Llevaba 3,6 segundos de margen en 7 vueltas. Aquello pintaba a paliza. ¿Alguna vez, escapado, se ha llegado a aburrir?

No, aburrirme nunca, pero sí que es cierto que me gustan más las carreras de última vuelta que aquellas en las que te escapas… Pero cuando lo puedes hacer, te escapas. En Austin lo había hecho los últimos seis años y nunca había pasado nada. Pero es como cuando el mejor delantero del mundo falla un penalti cuando menos te lo esperas…

Ya se han consumido tres carreras, ya ha podido ver por dónde van los tiros. ¿Quién cree que será más rival por el título?





Creo que los tres que hay al frente del Mundial: Dovizioso estará, este no falla; Valentino estará, puede sufrir más o menos, pero los domingos estará allí; y Rins, ya lo dije desde los tests de pretemporada de Malasia, estará. Si será capaz de luchar hasta el final o no se irá viendo; la suerte, los momentos clave, todo ayuda…

¿A Maverick Viñales y Jorge Lorenzo los elimina ya?

Están bastante lejos ya. Todo puede pasar, pero cuando estás casi 70 puntos por detrás [ ndr: son 38 con Lorenzo] ya pesa. Pero Maverick es rápido y seguro que ganará carreras, y Jorge este año ganará alguna. Hay muchos pilotos para ganar una carrera puntual, pero para luchar por el campeonato no tantos.

Visto lo que se ha visto, ¿cómo se imagina que será el Mundial? ¿Una lucha cerrada entre dos?

Creo que no, que será más bien como la segunda parte de la temporada 2018, de Brno hasta el final (con cuatro ganadores diferentes); será muy importante la constancia. Doviestará allí entre los cuatro o cinco primeros, no falla nunca; Valentino salvará los domingos; y Rins estará luchando por victorias.

Vayamos por partes. Valentino Rossi: es muy bestia lo que está haciendo a los 40. ¿Le motiva?





Lo que está haciendo me motiva, y abre las puertas a muchos pilotos, que ven que con 40 años se puede hacer eso. Lo que hace muy bien es mantener la motivación. Mantiene la cabeza fresca, ha creado su academia, se entrena con jóvenes… todo eso ayuda. Tiene mucho mérito estar luchando por el campeonato con 40 años…

En Argentina y en Austin se le vio aliviado al haberse dado la mano con Rossi. Fue como “dar el primer beso a una chica”, dijo. ¿ Es tan necesario para usted estar en paz con él?

Me preocupa cero estar en paz con Valentino. Cero. Cuando pasó aquello del principio (la patada del italiano, el Sepang-crash en el 2015) me costó, se me hacía grande el tema, con toda la resonancia mediática que tuvo. Pero aprendí mucho a pasar, a ir a mi rollo. Aprendí que en MotoGP no hay amigos; el único amigo que tengo y tendré siempre es mi hermano. Los otros, pormuy amigos que sean o por muy bien que te caigan, acabarán siendo rivales.

Recuerdo que se le hacía insoportable ir por los circuitos habiendo crispación con Rossi.

Está claro que hay una cierta tensión en el corralito (el parc ), en el podio, que veo innecesaria. La tensión sólo tiene que estar en la pista, contra todos. Pero fuera, no hace falta. No seremos amigos íntimos, pero hace falta una relación profesional.





Esta crispación sólo le puede beneficiar a él…

Creo que no beneficia a ninguno de los dos. Si hay crispación, tiene dos problemas. Yo voy a la mía.

Con quien de momento es una balsa de aceite es con Jorge Lorenzo. ¿Cómo va la convivencia?

Bien, muy bien. Se creó mucho alboroto mediático, “dos gallos en el mismo gallinero” se decía, pero no nos hemos llegado a enfrentar en la pista. Pasaba lo mismo con Dani Pedrosa…

Los caracteres son bien diferentes. Lorenzo, de momento, deportivamente no lo inquieta demasiado…

No, pero llegará pronto. Jorge ganará carreras este año. Jerez puede ser uno de los GP donde puede ganar. No es normal que esté el 12.º o el 14.º. Creo que aquí sacará la cabeza por allí arriba, es un piloto que va muy rápido y tiene mucho talento, pero necesita tener todo en su sitio.

¿Qué cree que le falta?

Hay pilotos que van muy rápido cuando lo tienen todo a su gusto, pero yo soy lo contrario: tengo la capacidad de adaptarme a lo primero que encuentro y sacar el máximo rendimiento. Jorge necesita más tiempo, pero cuando llega al punto álgido es capaz de ir más rápido y más allá de su límite. Lo hizo con la Ducati.





¿ Álex Rins es el gran tapado?

Es el gran tapado porque no tiene un título mundial. Tiene talento para haber ganado carreras en todas las categorías, siempre ha subido con fuerza, pero le ha faltado ser campeón del mundo. Lo mejor de él es que no tiene presión. Es su punto fuerte. Si queda primero es la hostia, si es segundo está muy bien, tercero está muy bien, top 5 está muy bien…

Y en el caso de Marc Márquez también está muy bien: 26 años, 7 títulos mundiales, el piloto mejor pagado de la parrilla, con un ejército de fans esperando a la puerta, monas de Pascua con su figura… ¿ Cómo se siente el ídolo de niños y mayores?

Me siento un privilegiado de la vida. Es verdad. Estoy haciendo lo que más me apasiona del mundo, es mi trabajo, me gano bien la vida, soy feliz, estoy donde quiero estar, es mi sueño, estoy con mi gente, con mis amigos de siempre, con la familia… Eso es lo mejor. Hay que aprovechar el día a día, porque nunca sabes cuándo se acabará.

¿Qué es lo mejor de este estatus de fama, de persona popular, de ídolo de masas?





Ser conocido no me gusta mucho, eh. Lo mejor es el afecto que tienes con las personas, con la afición, ver que eres capaz de crear emociones en la gente. Es impagable cuando te viene un niño, te pide uno foto y se pone a llorar de felicidad. Crear emociones en la gente es una de las cosas más bonitas de ser conocido.

¿Y lo más molesto? ¿Que aireen sus novias o cuánto cobra?

Lo más molesto es no poder ser anónimo, no poder ser uno más. Ya me ves: sigo viviendo en Cervera porque me gusta estar con mis amigos. Me gustaría ir a la fiesta mayor del pueblo, y no lo puedo hacer. Esta intimidad sé que nunca más la tendré.

¿Ha vivido alguna situación embarazosa?

Hace unos años fui a la fiesta mayor de Cervera y casi no salgo… Ahora ya no creo estas situaciones. Es inviable. Son cosas que echas de menos. Pero bienvenido problema: si la gente quiere una foto contigo es porque te admira.

Y como figura pública que es, ¿cree que deberían mojarse más los deportistas en temas sociales, políticos de su entorno?

Depende de lo que se quiera mojar un deportista. Cuando me preguntan de política no me mojo nunca…

¿Fue a votar el 28-A?

Sí, como todo el mundo, ¿no? Pero no me mojo porque entro en un ámbito que desconozco, con muchas opiniones diferentes, y me reservo la mía, de igual manera que me gusta mantener mi intimidad y mi vida privada. Soy próximo, pero hasta cierto punto.




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: