Íñigo Errejón, líder de Más Madrid, lleva varios días sin aparecer ante los medios. La decisión de que su grupo se presente a las próximas generales del 10-N se tomó el pasado domingo en una asamblea en Madrid a la que el político no acudió “para no condicionar a las bases”. Por eso su anunciada presencia en la Junta de Portavoces de la Asamblea de Madrid de este martes ha suscitado muchísimo interés. Pero Errejón ha entrado y salido por el garaje, dando esquinazo a una treintena de periodistas que esperaban sus declaraciones.

Este miércoles se espera su asistencia a la asamblea que Más Madrid celebrará a las 18.30 en el Círculo de Bellas Artes de Madrid («Seremos antídoto ante la abstención y el bloqueo», dice el partido Más Madrid en su convocatoria»). En las generales de hace cuatro meses, la abstención fue del 24,23% y la repetición electoral hace que sea más decisiva que nunca. Una curiosidad: en el mismo edificio del centro de Madrid, apenas una hora más tarde, estará también el líder de Podemos, Pablo Iglesias, cuya presencia está anunciada para la presentación del libro Cal Viva, de Daniel Serrano.

Este martes, a Pablo Gómez Perpinyà, diputado regional y presidente del grupo regional de Más Madrid, le ha tocado lidiar con las preguntas que se quedaban sin responder. “¿Puede asegurar que Errejón estará en el pleno de la Asamblea de la semana que viene?”, inquiría un reportero. “Lo que puedo asegurar es lo que ha pasado hoy en la Junta de Portavoces. A mí lo que me corresponde es explicar lo que hemos hecho y lo que vamos a hacer en Más Madrid, que es trabajar en temas de Madrid”, ha salido del paso Perpinyà, sin confirmar si Errejón seguirá en la política madrileña una semana más. En realidad, no es necesario dejar el escaño regional para presentarse en una lista a las elecciones generales. En cambio, sí es incompatible compaginar ambos puestos, por lo que si saliera elegido el 10-N debería renunciar a uno de los dos.

Perpinyà ha explicado que el encuentro de Más Madrid de este lunes fue una reunión ordinaria relacionada con los asuntos a tratar en la Junta de Portavoces. “Ese fue el contenido, no se trató ninguna otra cuestión”, ha explicado. “Errejón está trabajando con normalidad en la actividad del grupo parlamentario, hoy hemos estado trabajando en las iniciativas que vamos a presentar”, ha añadido. Y ha defendido que el líder del partido no hablara hoy “como una iniciativa respetuosa para respetar la dinámica parlamentaria”, para no tratar asuntos que no tiene que ver con la Cámara regional. Según Perpinyà, “va a haber tiempo para hablar de estas cosas y responder a esas preguntas”.

Isabel Serra, portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea, ha dicho no sentirse preocupada por la llegada de este nuevo actor al panorama nacional:  «Todo lo que sea unir es bueno y todo lo que sea dividirnos puede generar desmotivación de muchos votantes. No estoy preocupada por la incidencia que puede tener sobre Unidas Podemos, que es un proyecto a nivel nacional». En su opinión, «Errejón es libre de presentarse a las elecciones del 10-N si considera que eso es bueno. Lo importante es que los ciudadanos voten libremente». Por último, ha recordado que Compromís «todavía no ha tomado una decisión respecto a con quién ir a las próximas elecciones».

El factor abstención

– Una abstención significativa puede alterar mucho el resultado si se concentra en los partidos de un solo bloque (izquierda o derecha). Algunos expertos aventuran que la desmovilización castigará más a la izquierda, pero otros perciben una distribución más equilibrada entre los dos polos ideológicos. El único precedente de repetición electoral (en junio de 2016 tras la falta de resultados que arrojó la convocatoria de diciembre de 2015) ya reveló un descenso de la participación, aunque no dramático: del 73,2% al 69,8% de los votantes. La desmovilización puede ser mayor ahora, aunque su efecto solo será significativo si castiga más a unos partidos que a otros. [Sigue leyendo aquí]

– El enfado de parte de la población por la repetición electoral ha multiplicado las campañas, iniciativas y memes que invitan a trasladar el cabreo a las urnas. El pasado miércoles se empezó a mover por whatsapp una información de Verne, del pasado mes de marzo, sobre cómo darse de baja para no recibir propaganda electoral de papel en el buzón. La página del Instituto Nacional de Estadística (INE) acabó colapsada por la cantidad de accesos que recibió la web. Desde el 5 de marzo, cuando se puso en marcha el servicio, hasta el 15 de septiembre, dos días antes de que el Rey decidiese no nombrar un candidato a la investidura, 112.000 personas habían hecho la solicitud, según el INE. Los datos de esta nueva oleada de peticiones, promovida tras la repetición electoral, aún no se conocen. [Sigue leyendo aquí]

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: