Íñigo Errejón formalizará la tarde del miércoles que será candidato a la presidencia del Gobierno con una plataforma cuyo nombre, por el momento, es una incógnita. El dirigente madrileño asistirá a una asamblea organizada por las bases de Más Madrid, la formación que dirige, en la sede de UGT de la capital. En el encuentro, escuchará, cuentan fuentes de su equipo, las propuestas de la militancia y aceptará definitivamente concurrir a las elecciones generales del 10 de noviembre. En el mismo momento, anunciará cómo se llamará la formación con la que se presenta, pero no explicará en detalle en qué territorios tratará de conseguir escaños, aseguran las mismas fuentes consultadas.

La candidatura de Errejón es un secreto a voces desde el pasado domingo cuando las bases de Más Madrid, formación nacida hace menos de un año a partir del gobierno municipal de Manuela Carmena, dieron el paso de anunciar que el partido concurrirá a las elecciones del 10-N. A ese encuentro no acudió el que fuera fundador de Podemos con el argumento de evitar influir en la decisión final de la militancia. Para entonces, según todas las fuentes consultadas, Errejón ya estaba dispuesto a asumir la carrera electoral.

Este miércoles, el dirigente asistirá al acto de principio a fin. Tomará nota de cada una de las conclusiones que los afiliados de la formación presentarán ante el líder de Más Madrid, su equipo y una gran representación de cargos públicos de la plataforma. Y una vez terminen las intervenciones, sin una votación, aceptará el mandato. El nombre de su plataforma será otro de los momentos más esperados del encuentro.

La aspiración de Errejón, según fuentes de su entorno, es tratar de ampliar el modelo que aplica con Más Madrid desde el pasado enero cuando abandonó Podemos, en el mayor número de circunscripciones. Desde el domingo hace números. Estudia las posibilidades que puede tener en cada circunscripción y, por ahora, ha descartado aquellas que reparten menos de siete escaños. El equipo del dirigente lleva varios días en contacto con líderes de otros partidos. «Por ahora han sido conversaciones informales», dicen en la formación, «se acelerarán y concretarán a partir del miércoles».

Errejón tiene de plazo hasta las 12 de la noche del domingo para registrar ante la Junta Electoral la coalición con la que concurra a las elecciones. Por el momento, cuenta con el apoyo de Compromís en Valencia y parece que una alianza con la Chunta en Aragón está próxima. Las fuentes consultadas no descartan más alianzas antes de la fecha límite y auguran pactos tras la noche electoral.

El dirigente se presenta como «el antídoto a la abstención» y pretende ser, además, el actor político que acabe con el bloqueo en el que ha estado sumido el país desde el pasado 28 de abril. Su intención es forzar un pacto por la izquierda. Es decir, si las formaciones progresistas vuelven a sumar escaños el 10-N, Errejón y Pablo Iglesias, los dos amigos que fundaron Podemos hace cinco años, tendrán que sentarse a negociar, después de meses sin hablar, para intentar evitar un pacto de las derechas o una nueva repetición electoral.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: