Vista de la ciudad de Ras al Ain, en el norte de Siria, donde este domingo combatían por el control de la ciudad las fuerzas apoyadas por Turquía y las milicias kurdas. En vídeo, señal en directo de las ciudades de Ras Al ain y de Tel Abyad (la señal va alternando entre ambas). afp / REUTERS

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, afirmó este domingo que rechaza cualquier oferta de mediación para detener su ofensiva contra las milicias kurdas y, al contrario, advirtió de que su Ejército ampliará la operación —actualmente centrada sobre todo en el territorio entre las localidades de Tel Abyad y Ras al Ain— a toda la franja fronteriza que controlan las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS). Estas declaraciones coinciden con el anuncio hecho por el secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, de que retirará sus últimas tropas del norte de Siria, lo que ha llenado de temor a la población local, que teme que esto facilite el avance de las fuerzas turcas.

“Nos hemos centrado primero en el área de 120 kilómetros entre Ras al Ain y Tel Abyad. Así dividiremos el corredor terrorista por la mitad. Luego tomaremos Hasaka, por un lado, y Ain al Arab [Kobani] en el otro y completaremos la operación. Avanzaremos unos 30-35 kilómetros hacia el interior [de Siria] tal y como declaramos anteriormente en el mapa de la zona segura”, ha explicado el mandatario turco durante una rueda de prensa. Además dijo que “está fuera de toda discusión” aceptar la propuesta hecha por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de sentar a los dos bandos a negociar: “¿Cuándo han visto ustedes a un Estado sentarse a la mesa con una organización terrorista?”. En realidad, el propio Gobierno de Erdogan lo hizo cuando los servicios secretos negociaron en 2012 y 2013 un proceso de paz con el grupo kurdo PKK, el mismo al que están ligadas las FDS. Precisamente es este vínculo entre las milicias kurdas la organización armada —incluida en la lista de grupos terroristas de la UE y EE UU— el que esgrime Ankara para justificar su intervención en Siria.

“La zona está perdida, hay caos por todos lados, la situación es muy dura en Kobani”, explica por Whatsapp a EL PAÍS una periodista local que visitó la mañana del domingo dicha ciudad, desde donde llegan informaciones de una retirada de las fuerzas estadounidenses desplegadas en el lugar: “Apenas quedan civiles en Kobani, la gente ha escapado hacia las zonas rurales, y no tienen ayuda”. La ofensiva ha provocado un inmenso éxodo desde las ciudades fronterizas, que la ONU estima por encima de 100.000 desplazados, mientras que la Media Luna Roja Kurda eleva a más de 190.000.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: