El Gobierno turco abrió el pasado lunes varios mercadillos para vender verduras y hortalizas a mitad de precio, con el argumento de que los comerciantes se están aprovechando de la inflación. El precio de los alimentos subió un 31% en enero, y el presidente Recep Tayyip Erdogan ha dicho que “los están manipulando, los están disparando; es un intento de aterrorizar” a la sociedad.

Según esta medida, que se aplica de momentos solo en Estambul y la capital, Ankara, los compradores tienen derecho a un máximo de tres kilos de vegetales por persona, pero según el propio Erdogan podría ampliarse al arroz, las lentejas e incluso los productos de limpieza.





Los comerciantes se han defendido diciendo que la carestía se debe a las tormentas que han afectado a las regiones agrícolas del sur, así como al aumento del coste del transporte. “Los precios se ven afectados por el coste de las bolsas de plástico, por los salarios, la cuota que hay que pagar por un puesto en el mercado, los impuestos, el combustible…”, dijo un tendero de un mercado de Estambul llamado Yusuf a la agencia Reuters. “El Gobierno, en cambio, no tiene estos gastos -añadió-. Todo se paga con el dinero de nuestros bolsillos”.

Un mercado de Estambul, el pasado lunes
(Murad Sezer / Reuters)

Otro vendedor, Erkan, defendía que “si compramos al mayorista por 8 liras el kilo, vendemos por solo 9”. La semana pasada, las autoridades impusieron multas por un total de 337.000 euros a 88 mayoristas por inflar los precios.

Tanto entre los comerciantes como entre los clientes cunde la sensación de que detrás de todo esto está la perspectiva de elecciones locales el mes que viene. “Me pregunto si esto continuará después de las elecciones”, decía una ama de casa después de comprar espinacas y berenjenas. Otro cliente dijo que “ahora solo podemos comprar aquí, porque apenas llegamos a final de mes”.





El ministro de Agricultura, Bekir Pakdemirli, que visitó una de las carpas de venta instaladas por las autoridade, dijo que el proyecto podría seguir adelante todo el tiempo necesario, e incluso podría llegar a hacerse permanente.


Erdogan propone al Parlamento eliminar el IVA para los libros y la prensa

Otra de las medidas para aliviar las estrecheces económicas de los turcos es la eliminación del IVA para los libros, los periódicos y las revistas. El Parlamento debate esta semana la propuesta del presidente Erdogan. La idea es ayudar a los editores y los vendedores a resistir el influjo de la digitalización. Hasta el momento, el IVA para los libros y las publicaciones periódicas es el 8%. En el 2017 se editaron en Turquía 58.027 libros.








Fuente: LA Vanguardia