España

ERC y JxCat frenan a la CUP y evitarán que se vote la DUI


La actividad parlamentaria se reanudará hoy en Cataluña con reminiscencias de la pasada legislatura. Aunque parece que ERC y JxCat se han conjurado para relajar las relaciones con el Estado y regresar a la senda de la legalidad, la CUP, con sus 4 diputados determinantes para que el bloque independentista sume mayoría, sigue intentando marcar la hoja de ruta. Por ello, para el primer Pleno del nuevo mandato, los anticapitalistas querían ratificar la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) aprobada en la última sesión plenaria de la pasada legislatura –celebrada el 27 de octubre–, algo que desde ERC y JxCat, según explicaron voces de ambos partidos a este diario, consiguieron detener y sustituir por una reivindicación del simulacro de referéndum del 1-O.

La CUP ha aprovechado la propuesta de resolución que ha impulsado JxCat –se votará hoy en el Pleno– para legitimar a Carles Puigdemont como president y ha incluido una batería de enmiendas que sirvan para reafirmar la DUI y sustituir las menciones a la recuperación de las instituciones autonómicas por otras que aluden a la construcción de la República catalana. Sin embargo, hasta el cierre de esta edición, ERC y JxCat seguían negociando con los cuperos para tratar de «suavizar» todas las enmiendas, aunque sin demasiadas estridencias porque está en juego el apoyo de los anticapitalistas para el acuerdo final de investidura, y lograron disuadir a la CUP de votar una nueva DUI. Según explicaron fuentes de la candidatura de Puigdemont a este diario, el objetivo era «edulcorar» lo máximo posible todas las correcciones de la CUP para no incurrir en consecuencias penales. «No pasará nada», aseguraron las mismas fuentes, y agregaron que «todo el mundo tiene derecho a tener su minuto de gloria», en alusión a la insistencia de los anticapitalistas por seguir forzando la situación y dar continuidad a la independencia y seguir por los derroteros del desafío a la Ley y el envite al Estado.

En todo caso, fuentes de ERC, que hasta ahora han sido los que más han agitado la bandera de la moderación en el independentismo, se escudaron en que la nueva Mesa del Parlament todavía no cuenta con advertencias del Tribunal Constitucional contra la hoja de ruta independentista para admitir a trámite esas enmiendas de la CUP –sí ha tenido una, pero fue relativa a la investidura a distancia de Puigdemont–. Y es que en la reunión del órgano rector del Parlament, los letrados de la Cámara catalana advirtieron de las posibles consecuencias que tendría admitir a trámite las enmiendas, pero fuentes judiciales precisaron a este diario que el TC sólo puede actuar una vez se haya votado la resolución en el hemiciclo. Asimismo, y para tratar de sacudir cualquier duda, dirigentes de ERC y JxCat explicaron que han estado trabajando el texto con sus servicios jurídicos, y en última instancia, si la CUP no renuncia a la ratificación de la DUI, JxCat tiene la capacidad de vetarla, ya que es quien ha registrado la propuesta de resolución. En este sentido, desde el PSC y Cs entraron a registro sendas peticiones de reconsideración, que se debatirán hoy a primera hora antes de que arranque la sesión parlamentaria.

De esta manera, si no hay cambios de última hora, la CUP deberá conformarse con no incluir ninguna referencia a la ruptura con el Estado, aunque estas enmiendas han constituido una declaración de intenciones. Y es que los anticapitalistas no están dispuestos a renunciar a desplegar la República catalana pese al acecho judicial del Estado. Es por eso que quieren evitar a Jordi Sánchez como candidato, ya que consideran que estaría muy condicionado por su proceso judicial y tendría poco compromiso con el desarrollo de la independencia, que es su prioridad.

Asimismo, ayer también trascendió un documento interno de la CUP, que avanzó el «Ara», que desgranaba el programa de los independentistas en Bruselas. Según figuraba en el escrito, se contempla crear el lunes –«uno o dos días antes de la investidura»– tres órganos para internacionalizar la República y difundir un proceso constituyente: una Asamblea de Representantes de la República, una Presidencia del Consell de la República y un Consell per la República. Si bien, fuentes de ERC aseguraron a este diario que ese documento ha sido entregado por Puigdemont a la CUP y en ningún caso ha sido consensuado con el partido republicano.




Fuente: La Razón

Comentar

Click here to post a comment