ERC no renuncia a su tempo para decidir su voto para la investidura de Pedro Sánchez. La dirección del partido, que se reunió este lunes, convocó para el próximo jueves al consejo nacional, que decidirá finalmente el voto de los de Oriol Junqueras en el debate. Eso deja abierta posibilidad para que se cumplan los planes del PSOE de tener el Ejecutivo antes de Reyes. “Somos escepticos porque nos cuesta creer en los socialistas, pero es una oportunidad para el independentismo que tenemos que intentar”, dijo la portavoz Marta Vilalta.

La reunión del consejo nacional, un órgano de casi 300 personas, decidirá el próximo jueves 2 de enero si los 13 diputados de ERC se abstendrán en la segunda votación en un debate de investidura. La elección de esta fecha para tomar la decisión final, de entrada, no bloquea los planes que tenía Sánchez de tener el Gobierno en funcionamiento antes del día de Reyes. La portavoz de ERC no quiso valorar la posible fecha.

Hasta ahora las bases republicanas han dado un voto de confianza a los pasos de la dirección con lo cual la posibilidad de que haya un posicionamiento contrario son reducidos. El camino para la investidura queda teóricamente libre de obstáculos. Ayer, el colectivo de críticos de ERC 1 d’Octubre, minoritario, abogó por rechazar el acuerdo. La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, podría convocar el mismo viernes, día 3 de enero, un pleno de investidura, que se extendería el fin de semana.

Vilalta defendió que su partido, a través de la negociación, ha logrado que el Gobierno en funciones acepte que el conflicto entre Cataluña y España es de “carácter político” y que se le debe dar “una solución democrática”. La portavoz, sin embargo, no ha querido dar detalles sobre las condiciones de funciomaniento de esa mesa entre Gobiernos, si bien puntualizó que “no será la mesa de ERC” sino “una mesa de país”, en donde “se puedan llevar todos los grandes consensos de país y reivindicar la voluntad de la mayoría de la ciudadanía de Cataluña”.

ERC insitió desde el principio de las negociaciones que esa mesa tendría que tener un calendario fijado y mecanismos para garantizar el cumplimiento de los acuerdos a los que se lleguen. Vilalta evitó ayer puntualizar cómo se concretan esos puntos que se sobreentiende que están incluidos si finalmente se dio el paso de convocar el máximo órgano decisorio entre congresos. Desde el partido aseguran que esto se hace por “respeto” a la contraparte. Es decir, el PSOE.

Los republicanos descartaron en un principio que esa negociación sobre el conflicto político en Cataluña se vehiculara mediante los foros ya establecidos, como la Comisión Bilateral fijada en el Estatut. El acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos, que se presentó ayer, abre la puerta a nuevos foros bilaterales “cuando se trate de dirimir un asunto de interés específico” y siempre bajo el marco constitucional.

Vilalta también se refirió al escrito de la Abogacía General del Estado sobre la inmunidad de Junqueras, que se conoció ayer y que aboga porque el líder del partido independentista pueda tomar posesión como eurodiputado y ejercer, pero que se hagan las gestiones para que pierda el fuero y termine de cumplir la condena de 13 años de prisión por sedición. “La sentencia del Tribunal Supremo de Justicia Europea no se negocia, se cumple”, aseguró la también miembro de la comisión negociadora con el PSOE. Para los republicanos, la posición de los abogados del Estado “no es ningún gesto”.

Esquerra no quiso hacer mención al acuerdo de Gobierno al que llegaron el PSOE y el partido de Pablo Iglesias, y Vilalta aseguró que su formación se limitó a negociar la mesa de diálogo. “No hay más”, aseguró. Los republicanos se preparan además para encajar las críticas de Junts per Catalunya, sus socios en la Generalitat y que ayer salieron en tromba a criticar el documento presentado por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Vilalta también quiso advertir tanto a socialistas como a Unidas Podemos de las consecuencias de no cumplir sus acuerdos. “Un nuevo engaño por parte de este Gobierno podría ser definitivo para temrinar de convencer a los catalanes que aún no ven la independencia como la mejor vía”, alertó.

Que ERC decida la tarde del jueves dificulta los planes que el PSOE. Los socialistas no convocarán a su máximo órgano, el Comité Federal, hasta después de la formación de Gobierno, como pronto a mediados de enero. Pero sí debería reunirse su ejecutiva para dar validez a los acuerdos suscritos con todos los socios en la investidura. También para que formalmente se dé el visto bueno al acuerdo programático con Unidas Podemos y, lo que es más importante y de lo que depende todo, las condiciones de la mesa de diálogo acordadas con ERC.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: