La abstención de ERC fue decisiva este martes para evitar que la Mesa del Parlamento de Cataluña admitiese a trámite la iniciativa legislativa popular de una asociación privada que pretendía declaración la independencia de Cataluña. La iniciativa contó con el apoyo de Junts per Catalunya y el rechazo de Ciudadanos y el PSC. Los representantes de ERC argumentaron que la ley autonómica impide que una declaración de independencia sea tramitada a través de una iniciativa así.

ERC no aceptó dar luz verde en la Mesa a la iniciativa, registrada por la asociación Unitat per la Independència el 13 de junio, porque la ley que regula las inciativas legislativas populares impide que una hipotética declaración de independencia se pueda tramitar a impulso de la acción popular de recogida de 50.000 firmas. Una iniciativa de ese tipo tiene que plantearse por medio de un proyecto de ley presentado por algún grupo parlamentario, alegaron los republicanos (aunque en realidad una declaración de independencia directamente vulneraría la Constitución). Fuentes de Presidencia del Parlament argumentaron que la ley que desarrolla dicho tipo de iniciativas “es restrictiva porque así lo quiso el legislador, el propio Parlament”, y que por ese motivo se han rechazado otras iniciativas similares. Y recordaron que la Mesa no puede “incumplir una ley del propio Parlament”. Los informes jurídicos de la Cámara abundaban en la improcedencia de la tramitación.

El debate puso de manifiesto la división del Govern y la indisimulada tensión entre los dos grupos que le dan apoyo. Sergi Sabrià, presidente del grupo de ERC, defendió así la abstención: Una iniciativa legislativa popular (ILP) no sirve para declarar la independencia; lo dice la ley catalana y está clarísimo”. Para Sabrià, la iniciativa solo perseguía “hacer gestos de cara a la galería”. Nada que ver con la opinión de su socio, Junts per Catalunya, que votó a favor para que “en el Parlament se pueda discutir de todo”, según Josep Costa, que añadió: “Las ILP son el instrumento para hacerlo y nosotros estamos en contra de la censura o de interponer un muro de contención para según qué propuestas”. En todo caso, Costa tampoco admitió, al ser preguntado repetidamente, que su grupo fuera a presentar una proposición de ley que planteara una nueva declaración de independencia. Y eso fue a lo que le invitó Sabrià: “Costa podría presentar mañana mismo una proposición para discutir la independencia, lo sabe perfectamente. Con un corta y pega de la que se pretendía tramitar como ILP, ya basta”.

La oposición analizó de distinta forma el rechazo. Para Cs era una intentona más de “golpe de Estado que hemos paralizado y neutralizado”, en palabras de Carlos Carrizosa, el presidente de la formación, que desconfiaba de la abstención de ERC: “Ha sido por motivos formales y yo lo enmarco dentro de los desencuentros de Junts y ERC”. En Comú Podem celebró la inadmisión: “La respuesta está en el diálogo y en los consensos, no en la unilateralidad”, dijo Susanna Segovia.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: