Sociedad

Enfrentamiento entre el padre de Marta del Castillo y Samuel Benítez


Hace quince días Antonio del Castillo recibió información sobre el paradero y la vida de Samuel Benítez y colgó en su Facebook el siguiente mensaje: «Samuel sigue en Tenerife con su novia Andrea, que va a ser mamá. Saludos desde Sevilla». Samuel le respondió once minutos después lleno de rabia. Le llama «sinvergüenza» y anuncia que le ha perdido el «respeto» porque cuenta que su novia está embarazada y él va a ser padre. «Todavía no ha nacido y ya te duele», le responde Antonio al filo de las doce de la noche. «Imagina lo que te espera. Para que te des cuenta de lo que duele un hijo».

Hace unos dos años que Samuel mantiene una relación sentimental con Andrea. Los dos se encuentran ahora en la isla porque allí reside la madre de la joven y quieren estar cerca de ella en el momento del parto. Será niño y ya tienen decidido que no le llamarán Miguel. Antes estuvieron viviendo en el sur de Francia, amparados por la familia de ella, para pasar desapercibidos. El joven se apuntó a un taller para aprender a esculpir y mostró cuatro de sus obras en una exposición. Incluso se cambió de nombre y pasó a llamarse «Samuel Balboa», copiándole a Rocky, el legendario boxeador del cine, el apellido.

Quizá por eso Samuel al día siguiente siguió peleándose con Antonio por mensaje: «Con demasiado respeto te he tratado siempre. Fui el único que siempre trató bien a tu hija cosa que nadie hizo. Si supieras la mitad de cosas. Créame, soy el primer interesado en que aparezca su hija porque será entonces cuando denuncie a más de uno. No me oculto. Pero no volverán a saber nada más a partir de ahora. Se lo aseguro».

Según ha podido saber LA RAZÓN en exclusiva Andrea, la novia de Samuel, también iracunda por el saludo que les había mandado el padre de Marta, a través de una red social, escribe a Antonio y le dice: «Es un sinvergüenza de señor, que lo sepa. Publicar mi nombre y usar a un bebé para que la gentuza desee la muerte de mi hijo por defender a la suya. No sé cómo puede dormir por la noche. Yo nunca me metí en su causa. Antes me daba pena la situación pero ahora aún más. Yo no soy tan mala persona como usted».

Antonio, molesto por la acusación, le responde: «De lo que digan las personas yo no soy responsable. Yo nunca le he deseado la muerte a nadie y menos a un inocente que no tiene culpa de que su padre sea un ser despreciable y su madre una mujer sin escrúpulos. Contra ti no tengo nada, pero tu querido novio dijo a la policía que Marta estaba muerta y que tuvo que ayudar a su amigo».

Al mismo tiempo que discute con Andrea mantiene una conversación paralela con Samuel en la que le recuerda lo que ocurrió la noche de la desaparición de su hija: «Cuando estuviste en mi casa nunca dijiste que “El Cuco” te llamó y que sabías lo que había pasado. Si hubieses hablado, hoy las cosas serían de otra manera». A continuación le anima a contar la verdad de una vez: «Tu delito como encubridor ha prescrito y te prometo que me olvidaré de ti. Y si me conoces sabes que soy persona de palabra. Si sigues teniéndole miedo al hermano de Miguel, no hablamos más».

Samuel rehuye el ofrecimiento: «El problema es que “El Cuco” me llamó, pero la llamada, si miras la sentencia, la puse en manos libres porque estaba borracho y esa llamada la escuchó mi ex pareja Estefanía. En ningún momento, en ninguno, me dijo nada de nada. Ni de Marta ni de nada».

Samuel Benítez miente. No queda como hecho probado en la sentencia ni que estuviera borracho ni que pusiera el teléfono en modo altavoz para que su novia también escuchara la conversación. Es más en 2009, sólo los móviles más caros ofrecían esa posibilidad.

Samuel Benítez jamás fue condenado, aunque en los hechos probados de la sentencia de juicio de «El Cuco» se afirma: «La persona mayor de edad llamó por teléfono móvil al menor acusado y a otra persona mayor de edad para que acudieran al domicilio. Asimismo, son hechos probados que el menor acusado y esta segunda persona mayor de edad entraron en el mismo en cuyo interior se encontraba la persona mayor de edad que había dado muerte a Marta, así como un hermano de éste. El menor acusado y las tres personas mayores de edad decidieron hacer desaparecer el cuerpo».

Por esa razón Antonio concluye su conversación con Samuel con el siguiente mensaje: «Si estás diciendo que Miguel lo hizo solo sin ayuda de nadie y se la llevó también solo, por arte del Espíritu Santo, veo que sigues en tus trece».

Mientras, los padres de Marta del Castillo se encuentran de baja y en tratamiento por depresión. Durante un tiempo, Samuel y «el Cuco» han estado viviendo en un pueblo del sur de Francia de 12.000 habitantes llamado Rognac. Las imágenes de ambos han supuesto un nuevo varapalo para la familia, tras la innumerables búsquedas infructuosas. Según informó la familia de Marta del Castillo a LA RAZÓN, el padre de la novia de Samuel, incluso, se ha puesto en contacto con el padre de la víctima para mostrarle «su malestar» por la situación, con el que se lamenta de que su hija se haya enamorado del que fuera amigo de Marta y encubridor del crimen. «Le explicó que siente la decisión de su hija», comentó José Antonio Casanueva, abuelo de Marta. La familia indicó que Samuel ha estado durante un tiempo en Francia «viviendo la vida bien», como ya contó LA RAZÓN. Precisamente, un tío de la novia de Samuel estaría haciendo de «mecenas». Samuel hace sus pinitos como «escultor» y «el Cuco», como «modelo», corroboran.

La novia de Samuel se encuentra ya «en avanzado estado de gestación». A la familia de Marta «no le sorprende» la situación ya que «se trata de familias desestructuradas», ambos «con padres separados y que nuevamente se han separado aunque ya tienen nuevas parejas». La familia de Marta se aferra a la esperanza de que encuentren el cuerpo y recuerdan la promesa que les ha hecho el ministro del Interior. «Nos dijo que no pararán de buscar», dice José Antonio Casanueva.




Fuente:La razón

Comentar

Click here to post a comment