Los grupos de rescate guatemaltecos han encontrado este lunes el cuerpo sin vida de la turista británica Catherine Shaw, de 23 años, en un lugar apartado de un cerro conocido como La nariz del indio, en San Juan la Laguna, uno de los 12 pueblos que rodean ese cuerpo acuífero. Se desconocen, por el momento, las causas del deceso, aunque uno de los portavoces de la policía local comentó que, en principio “no se descarta que haya sido víctima de la violencia. Que haya mano criminal en su muerte”, por lo que las investigaciones se enfocarán en ese sentido. La búsqueda de la mujer se había prolongado durante más de 120 horas por las montañas y orillas del lago de Atitlán, uno de los lugares turísticos más emblemáticos de GuatemalaEl Ministerio de Gobernación (Interior) ha destacado a la zona a un grupo especializado de detectives para investigar lo ocurrido.

Shaw llegó a Guatemala hace tres semanas y fue vista por última vez el lunes pasado en un hotel del municipio de San Juan La Laguna, 75 kilómetros al oeste de la capital. La Fiscalía activó el viernes una alerta de desaparición y, en paralelo, los padres de la joven lanzaron en redes sociales un llamamiento para tratar de dar con su paradero. Aseguraron que estaban “desesperados” y preocupados por la seguridad de Shaw. “Ella siempre fue realmente buena al mantenerse en contacto con nosotros e informarnos dónde estaba y sobre sus actividades, así que es inusual este comportamiento, que nos genera una gran preocupación por su seguridad. Por favor, ayúdennos a encontrarla”, pidieron en un comunicado enviado a la prensa.

La joven se había hospedado en un hotel de San Juan la Laguna el domingo día 3, acompañada por una amiga, Elena Consolini, que luego se marchó. El personal del hotel recuerda que la vieron por última vez el martes de la semana pasada, cuando salió a pasear con un perro. No fue sino hasta la vuelta de Consolini, el jueves, cuando se tomó conciencia de su desaparición y se dio la alarma. Las pertenencias de la mujer estaban en su habitación.

Un portavoz de la embajada británica en Guatemala dijo al diario local Prensa Libre que personal de la misión diplomática trabajó en conjunto con la policía guatemalteca en la búsqueda de la turista, que habría llegado a Guatemala hace dos semanas tras viajar por California y México.

La noticia de la desaparición de la turista despertó la solidaridad de los vecinos, quienes colaboraron intensamente en la búsqueda de Catherine. “Fueron cinco días de rastrear por las orillas del lago y en las montañas que lo rodean”, dice por teléfono a EL PAÍS el corresponsal de Nuestro Diario en la región Alfonso Guarquez. El descubrimiento del cuerpo fue posible gracias a un helicóptero, cuyos pilotos se sumaron en su búsqueda. “No se tienen mayores detalles, pero un policía que pidió el anonimato narró que el cuerpo estaba desnudo, bocabajo y evidencia de violencia física [contusiones] en todo el cuerpo, algo que solo se podrá determinar con certeza cuando se practica la autopsia”, agrega Guarquez.




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: