EL VALLE DE San Joaquín, en California, es el horno donde los braceros mexicanos sudan la desdicha de ser inmigrantes y pobres en tiempos de Trump. Los peones de la gigantesca industria agrícola, que mueve en este Estado unos 42.000 millones de euros anuales, malviven con sueldos infames, y a ello se añade ahora un pánico cada vez mayor a la migra, como llaman a los agentes del servicio de inmigración, punta de lanza de la estrategia de acoso al indocumentado lanzada desde la Casa Blanca por el presidente.

Así, a más de 40 grados y entre pesticidas, soporta sus días la mano de obra de la gran despensa americana mientras desde el poder se legisla y se vocifera contra ellos. En otro reportaje de este número, visitamos Ibiza. La isla que antaño poblaron los hippies se ha vuelto una meca del lujo vacacional. Queda algo del viejo espíritu, pero lo que impera es el dinero, la exclusividad, la desmesura hortera. Ibiza es, hoy, el 24 horas del hedonismo. 




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: