Se va después de medio siglo en el escenario de cantar detrás del piano. Reginald Kenneth Dwight, nacido en Pinner, Reino Unido, en 1947, se hizo célebre como Elton John y en estas décadas se ha convertido en uno de los artistas más aclamados y adorados de todos los tiempos. Bueno, pues hasta aquí ha llegado su carrera, tras más de 4.000 conciertos y millones de discos vendidos. Su “Farewell Yellow Brick Road Tour”, que se inició el pasado 8 de setiembre es su canto del cisne, su despedida. Pero no una cualquiera, sino una enorme gira que durará dos años y que sumará 300 noches, la única de las cuales en España tiene lugar en Madrid el 26 de junio con todas las entradas agotadas.

“Quiero agradecerles desde el fondo de mi corazón todo lo que me han dado en los últimos 50 años. Pero tengo la familia más hermosa y realmente necesito pasar más tiempo con ellos. Sé que lo entienden ya que muchos de ustedes tienen hijos propios. Solo quiero estar ahí para ellos y por eso estoy haciendo este tour; para decir gracias y adiós a las giras”, afirmaba el intérprete de “Daniel” en un mensaje para las redes que anunciaba esta gira.

Además, el británico está de plena actualidad después del estreno de “Rocketman”, el biopic sobre su vida que no buscaba suavizar los detalles ni pulir las aristas, sino presentar cómo de poderosas pueden ser las contradicciones de un hombre que lleva bajo los focos tantos años. Los excesos, adicciones y el trauma de asumir su sexualidad, por ejemplo. Y también el otro lado, su acercamiento a la realeza, sus descomunales éxitos. Elton John tiene el récord del single más vendido de todos los tiempos, “Candle in the Wind”, en 1997, que vendió más de 33 millones de copias.

En su gira de despedida, no faltarán temas como “Levon”, “Your Song”, “Mona Lisas and Mad Hatters”, “Better Off Dead”, “Indian Sunset”, “Tiny Dancer, “I Guess That’s Why They Call It the Blues”, “Goodbye Yellow Brick Road” ( que da titulo a la gira) y “Don’t Let the Sun Go Down on Me”

Sir Elton John (recibió el título de Caballero de la Orden Británica por su majestad la Reina Isabel II por sus “servicios a la música y servicios benéficos”) se retira para ocuparse de su familia. De su marido y de sus dos hijos, Zachary y Elijah, de 6 y 8 años. Deja las canciones y una noche en España para el recuerdo.




Fuente: La razon

A %d blogueros les gusta esto: