Monique y Derrick Rodgers habían sido padres el 14 de febrero de dos gemelos, en el Chandler Regional Medical Center de Arizona, Estados Unidos. Derrick, el padre de la pareja, grababa el momento de sus primeros minutos de vida. Todo parecía un momento muy feliz, sin embargo, se acabó volviendo una pesadilla.

Cuando el médico cogía a los bebés, una se le escurrió de las manos y cayó de cabeza en la camilla. En ese momento, asustado, Derrick dejó de grabar. No acabó todo ahí, pues la bebé pasó doce días en la unidad médica.

Seis semanas después, descubrieron que la pequeña tenía una hemorragia cerebral. No recibieron disculpas por parte del hospital, y decidieron compartir en Facebook el vídeo.

“En el quinto día, se le hizo un ultrasonido, supuestamente por su bajo peso, y nunca me dieron los resultados de esta prueba”, dice Monique. “No sé si la hemorragia se debe a que se le cayó o a su peso de nacimiento”, añadía en esta red social.

Su objetivo fue concienciar a otros padres de este asunto, y esperan recibir una respuesta del hospital sobre esta negligencia médica.




Fuente:La razón

A %d blogueros les gusta esto: