«El VAR no es perfecto, ya se dijo desde el principio, ni pretende eliminar los errores del fútbol, sólo los errores claros y manifiestos», explica Velasco Carballo, presidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA). Se acabó la primera vuelta, 190 partidos, y el CTA quiso hacer balance de las actuaciones de los colegiados y del funcionamiento del VAR, tan puesto en entredicho en las últimas jornadas. «Estamos satisfecho por el nivel de acierto y con la fluidez del juego, los chequeos rápidos, que era uno de los temores al principio», aseguró Carballo antes de pasar a la autocrítica y a los números.

Lo que han hecho mal los árbitros: «La gestión de algunos incidentes transcurridos en los últimos minutos. La prevención. La evaluación de juego brusco grave y continuar trabajando en la unificación de criterios, tanto en el terreno de juego como en la sala de operaciones de vídeo», dice el presidente del CTA. «El objetivo es el error cero, aunque seguramente sea imposible, pero no renunciamos a luchar por ello», añade.

Respecto a los números, los árbitros manejan los siguientes:

Primero, de arbitraje en general y del VAR.

Penaltis

Como punto de partida, cada encuentro –asegura Carballo– se revisa una vez finalizado para detectar posibles fallos cometidos. Según los números obtenidos de estos estudios ha habido 397 incidentes en el área de penalti en estos 190 partidos: 53 se señalaron y 341, no. Los colegiados acertaron en 371 y se equivocaron en 26. De esos 26, el VAR corrigió 19 y siete no fueron corregidos porque se pensó que no eran claros y manifiestos o porque se equivocaron. «Está intervención del VAR hace que los errores en estas jugadas se reduzcan un 4,79», dice Velasco

Carballo.

Tarjetas amarillas

Se han mostrado 976. «Nuestro análisis dice que teníamos que haber mostrado 74 más. También dice que 21 fueron incorrectamente sacadas y 955, bien», asegura el presidente del CTA. En estas acciones no interviene el VAR.

Tarjetas rojas

Se han sacado 15 rojas directas, de las cuales 4 fueron gracias a la aportación del VAR. «Consideramos que cinco no fueron mostradas», desvela Velasco Carballo.

Fueras de juego

Hubo 1.978 acciones. En 838 los árbitros levantaron la bandera y no lo hicieron en 1.140. 1850 intervenciones fueron correctas y 128 erróneas. «El VAR corrigió 22 fallos que acaban en gol, con lo que baja un 1,11 por ciento los errores en fuera de juego», afirma el «jefe» de los árbitros.

Goles

Se han marcado 481 goles. «El VAR ha intervenido en 30, por lo que ha contribuido a corregir el 6,23 por ciento de errores», explica Velasco Carballo. «15 goles han sido anulados por la intervención del VAR y 15 concedidos gracias a la aportación del VAR», prosigue.

Números respecto al VAR en concreto

Ha tenido 59 revisiones (una media de algo más de una cada tres por partido), 30 afectan a goles, 20 a penaltis, 6 a tarjetas rojas y 3 a confusión identidad. En 26 de esas 59 acciones de VAR, los árbitros de campo han ido a revisarlas (lo hacen en jugadas de interpretación como penaltis, rojas…) y en 33 han hecho caso a la recomendación del VAR (acciones como fueras de juego o penalti dentro o fuera del área). Según los datos de los árbitros, la reducción de protestas respecto al curso pasado es de 9,4 por ciento, y la de las simulaciones se va al 75. Los tiempos de intervención medios han sido: si el árbitro no va a la pantalla a revisarlo y hace caso al VAR, 69 segundos; si va, 115.

«Los árbitros cometemos errores, pero las estadísticas son para estar satisfecho», opinó Velasco Carballo, después de mostrar el vídeo de cómo gestionó el VAR (se puede leer en la información de al lado), algunas de las acciones más polémicas, como el penalti no pitado al Getafe en Bilbao o el de Vinicius en el Bernabéu ante la Real Sociedad. «Todo se chequea, el árbitro de campo no puede revisar jugadas, y sólo las va a ver si el VAR considera que ha habido un error claro y manifiesto», insiste, como recordatorio y para evitar suspicacias. El presidente del CTA también saca pecho del poco tiempo que ha hecho falta para adaptarse a un sistema nuevo, pese a las críticas de algunos presidentes, entrenadores y jugadores. «Es normal que haya dudas. En Alemania hubo manifestaciones, en Italia se pensó en quitarlo, y aquí en seis meses la adaptación ha sido buena», concluye.




Fuente: La Razón

A %d blogueros les gusta esto: