En la víspera del duelo más importante de la temporada, y de una semana complicada que se cerrará el domingo frente a un equipo revitalizado como el Real Madrid, Albert Celades, técnico del Valencia, perdió dos nuevas piezas para la partida letal que disputará este martes en el tablero del Johan Cruyff Arena frente al Ajax (21.00 horas, Movistar Liga de Campeones).

El técnico catalán dejará en Paterna a Jasper Cillessen y a Maxi Gómez, lesionados el sábado en el Ciutat de València. La lesión de Cillessen ya era conocida, la de Maxi trascendió este lunes. Los dos tienen afectado el gemelo de la pierna derecha. Lo paradójico de la situación con el delantero uruguayo es que Celades lo reservó el sábado ante el Levante para que jugara en Holanda, pero Maxi se lesionó cuando entró por Gameiro en el tramo final del derbi. Su ausencia priva al entrenador del punta diferente y resta alternativas y potencial ofensivo al equipo, que necesitará goles para superar al descarado equipo holandés y acceder a octavos, meta que no alcanza desde 2013. Esas ausencias se unen a las bajas conocidas de Guedes, Kondogbia, Cheryshev, Kang In y Piccini, por lesión, y a la de Garay por sanción. A Celades no le quedan camas libres en la enfermería. “Nos ha mirado un tuerto. Esto no tiene ninguna explicación razonable”, cuenta un miembro del vestuario.

Los deberes para el Valencia en Ámsterdam están claros. A dos puntos del Ajax, líder de grupo con 10 puntos, el once del murciélago, empatado a ocho con el Chelsea, aunque con mejor diferencia de goles que el león inglés, tiene que ganar o calcar el mismo marcador que hagan los de Lampard. El Chelsea recibe al Lille en Stamford Bridge en un duelo desequilibrado, a priori, en favor de los ingleses. Una victoria en Holanda catapultaría al equipo de Celades a los octavos como primero de grupo. Otro marcador sería funesto frente al claro favoritismo del Chelsea ante el Lille, que cierra el grupo con un punto, justo el que consiguió en el Metropole ante el Valencia. Aquel gol de Ikoné que encajó en el descuento puede resultar mortal para las aspiraciones blanquinegras.

El partido se prevé, de nuevo, enloquecido y de ida y vuelta por la personalidad de los dos entrenadores, Albert Celades y Erik ten Hag. El Valencia, al que Celades ha vestido con otra piel: más llegador pero más endeble detrás, debe transitar rápido, tal y como le gusta a su preparador, pero sin recibir goles, con el agravante de que no contará con su meta titular, Cillessen, ni con su mejor central, Garay. El dibujo táctico es otra de las dudas. El 4-3-3 con el que fulminó al Villarreal o el 4-4-2 con el que remontó frente al Levante. El técnico trata de que el equipo, muy acostumbrado al 4-4-2, emplee por igual ambos sistemas.

El Valencia es más vistoso con balón pero concede muchos tiros al rival. El curso pasado, a estas alturas, con 16 jornadas de LaLiga disputadas, había marcado y había encajado los mismos goles: trece. Hoy lleva 26 tantos a favor pero 23 en contra. El carácter blando del equipo lo reflejan los tiros que permite. Según la base de datos de Whoscored, en LaLiga es el segundo equipo que más concede, con una media de 15,8 lanzamientos a puerta por partido, sólo por detrás del Levante. En Liga de Campeones es el cuarto en esta clasificación con un promedio que asciende hasta los 18,6 tiros. Estrella Roja, Genk y Lokomotiv, ya eliminados a falta de una jornada, están por delante.

Maquillar esa estadística recuperando una mayor firmeza defensiva es básico si quiere salir indemne de la prueba que le espera en el Johan Cruyff Arena. El intercambio de golpes puede ser dramático. Es cuestión de endurecer la piel o caer a la Europa League.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: