Portada

El uso electoral de las madres inmigrantes sin papeles

consultor seo


El PP de Pablo Casado tiene un problema con la maternidad y todos los asuntos que la rodean. Y es que, más allá de las cuestiones ideológicas de cada partido, los dirigentes populares tienden a generar polémicas con cuestiones sensibles usando datos o contextos que no se adecúan a la realidad, al menos, a la realidad legal o la que proporcionan las estadísticas.

Pasó cuando Casado expresó su predilección por la ley del aborto de 1985, al considerar que la norma actual, del 2010, permite el aborto libre hasta la semana 22. Por ello, se refirió a la ley puesta en marcha por Zapatero como una “barra libre”, un “coladero”.





Pero esto no es así en absoluto. La ley del 2010 permite el aborto libre hasta la semana 14, y a partir de esa fecha y hasta la 22 sólo se puede interrumpir el embarazo por causas médicas muy justificadas.


Giro

El PP ha apartado el aborto para centrarse en la maternidad

Entonces, desde el PP se decidió apartar el espinoso tema del aborto y centrarse en el apoyo a la maternidad, como instrumento para acabar con el “invierno demográfico”. Y, de nuevo, la han liado. Aunque Casado no fue el que hizo la propuesta en concreto. La medida salió de un miembro de su equipo, tal y como confirmó a este diario el propio PP: las mujeres inmigrantes sin papeles que quieren dar en adopción a su hijo no serán expulsadas temporalmente de España, tal y como se hace en Madrid a través de un protocolo.

Una medida, explicó la vicepresidenta de política social, Cuca Gamarra, que tiene como objetivo evitar el abandono de niños en los contenedores, dando a entender que los bebés abandonados en la basura proceden de estas madres en situación de extrema vulnerabilidad.

El presidente popular, Pablo Casado, en Logroño esta semana
(Raquel Manzanares / EFE)

“Nada de lo dicho es cierto”, señala tajante Isabel Lázaro, profesora de derecho e investigadora de la cátedra de Derechos del Niño de la Universidad Pontificia de Comillas Icade y colaboradora del Instituto de Migraciones. Sencillamente porque ninguna mujer embarazada o con niños sin documentación es expulsada. La ley de Extranjería, siguiendo la Convención de los Derechos del Niño, deja claro la necesidad de proteger a las familias. O sea, no hay devolución de la mujer y mucho menos sin sus hijos.





Tampoco es cierto, asegura Lázaro como también lo hacen oenegés como Cruz Roja o Médicos del Mundo, que si una mujer sin documentos quiere dar a su hijo en adopción se pueda abrir un proceso para evitar su devolución durante un tiempo por la sencilla razón de que los datos entre extranjería y los servicios sociales de cualquier comunidad no se comparten.


Análisis

La propuesta del PP para evitar el abandono en contenedores de bebés criminaliza a las extranjeras, dice Lázaro

Ni en Madrid ni en ningún lado, tampoco en Catalunya. Los procesos de adopción y acogimiento se basan, precisamente, en la confidencialidad “ya sea la madre inmigrante, con papeles, sin papeles o española”.

Pero lo que más ha indignado a los expertos en inmigración es el uso “torticero” que se hace de la maternidad de estas mujeres. Además, sin datos oficiales que justifiquen sus palabras. “No, no van dejando a sus hijos en los contenedores. Esas mujeres hacen el viaje que hacen, pasan lo que pasan, para dar un futuro a sus hijos. Son tan madres como las de aquí”, señala Lázaro. Desde Cruz Roja sólo usan una palabra: “inmoral”.


¿Hay machismo en la política?




Total votos: 0








Fuente: LA Vanguardia

Comentar

Click here to post a comment