Un hombre camina entre la nieve este jueves en O Cebreiro (Lugo). En vídeo, el temporal azota el centro peninsular. FOTO: ELISEO TRIGO (EFE) | Vídeo:Atlas

El temporal de invierno en otoño, que dejó el jueves temperaturas gélidas para la época de hasta -6º, rachas de aire huracanadas, lluvias de más de 50 litros por metros cuadrado y nevadas copiosas, sobre todo en León y Asturias, sigue este viernes afectado al norte peninsular. Los avisos se mantienen en 22 provincias más Melilla, nueve de ellos por nieve, aunque ninguno de ellos es ya rojo, el nivel máximo. El sábado el tiempo dará una tregua, pero el domingo un nuevo frente barrerá la Península y Baleares, avanza Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Las intensas nevadas siguen dificultando el tráfico. A las nueve y  media de la mañana, había 95 carreteras afectadas, nueve de ellas de la red principal y el resto de la secundaria, según la Dirección General de Tráfico. Lo más grave es el corte de la AP-66 en Lena (Asturias), la principal vía de comunicación entre el Principado y la meseta. Esta autopista de alta montaña ha estado cortada prácticamente toda la noche y se ha vuelto a interrumpir el tráfico de nuevo a las 6.00.

Hoy, «las precipitaciones afectan a menos zonas, pero lo harán también con intensidad», advierte Del Campo. Se esperan lluvias fuertes, persistentes e incluso acompañadas de tormenta en Galicia, comunidades cantábricas, alto Ebro y Pirineos. En el sistema Central, Ibérico y las sierras del sureste, el día ha comenzado con lluvias y nieves pero irán cesando. En el resto del país, no se prevén precipitaciones, salvo alguna nevada en la meseta.

En la cordillera Cantábrica, una mejoría en las previsiones ha permitido levantar el aviso rojo en Asturias, pero la comunidad permanece en naranja, el segundo nivel de una escala de tres, por la acumulación de 30 centímetros más de nieve a partir de 700-800 metros. En Lugo, León y Cantabria sigue el naranja por 20 centímetros más a partir de la misma cota. En Jaén, Burgos, Palencia, Navarra y Ourense, que se encuentran en amarillo, se esperan cinco centímetros. En el sureste, la nieve puede hacer acto de presencia a partir de 900. En el litoral asturiano y cántabro, hay avisos amarillos por lluvias persistentes. Se pueden acumular 50 litros por metro cuadrado o más en 12 horas.

Se producirá una nueva vuelta de tuerca en las temperaturas, que bajarán un poco más en el sureste, hasta seis grados, y en el resto la caída será más ligera, de uno a tres. Las mínimas también caen más, sobre todo en el centro y sur, de tres a cinco grados. En consecuencia, habrá heladas fuertes en el Pirineo de Huesca, Girona y Lleida, de nuevo de menos de -10º por lo que se ha activado aviso amarillo, mientras que el sistema Central se puede bajar de -6 a -8º. También habrá heladas en la meseta Norte, en el sur de Aragón y este de Castilla-La Mancha. «En las zonas más altas, como las parameras de Guadalajara y Teruel, se puede llegar a -4/-6º y en la meseta norte serán débiles, entre 0 y -2º.

Los vientos, ya puramente del norte, serán todavía fuertes tanto en el litoral atlántico, cantábrico y mediterráneo. Almería, Granada, Melilla y Murcia tienen avisos amarillos. Trece provincias, entre ellas las dos canarias, más Melilla tienen avisos por mala mar, los más graves naranja en Galicia y el Cantábrico, con olas de cinco o siete metros según las zonas.

Además, la Aemet ha emitido un aviso especial por riesgo de aludes en los Picos de Europa del viernes al lunes, donde se espera que se superen los espesores de 80 y de hasta 100 centímetros por encima de los 1.200 metros, lo que «incrementará notablemente el peligro de desencadenamiento de aludes de nieve».

El sábado será «un día de tregua», según Del Campo. Ya no habrá ningún aviso por nieve y solo quedan 12 provincias en alerta por mala mar, lluvia y temperaturas mínimas muy bajas, aunque todos amarillos. Seguirán los vientos del norte y las lluvias en Galicia, Cantábrico, alto Ebro y Pirineos, que pueden ser fuertes y persistentes en el Cantábrico oriental y norte de Navarra. En el resto, algunas nubes pero sin lluvias, salvo alguna tormenta en Baleares. Sin embargo, a última hora se espera la llegada del enésimo frente a Galicia, que por la noche regará esta comunidad y el noroeste de Castilla y León.

Los vientos rolan del norte al oeste, por lo que subirán las temperaturas ligeramente, de uno a tres grados, «pero solo las diurnas, las nocturnas bajarán por los cielos despejados». Las heladas serán generalizadas en ambas mesetas y en el sur de Aragón. En los Pirineos, tercera noche en la que se puede bajar de -10º, en la meseta Norte -4/-5º, en puntos altos de Castilla-La Mancha -6/-8º. En Madrid la mínima será de 2/3º.

En mitad norte no se llegará a 10º y un centro en el que se superarán ligeramente. Lo más cálido, un día más, el Mediterráneo, con 18º, igual que en el Guadalquivir y en Baleares. Las temperaturas tirarán de la cota hacia arriba: empezará el día en 800 metros y lo terminará en 1.500 en el noroeste. En el resto del norte, aguantará baja, entre 700 y 900.

El domingo, el frente atraviesa el país de oeste a este y dejará precipitaciones en Baleares y casi toda la Península, salvo en el litoral mediterráneo. Serán fuertes y persistentes en el Cantábrico y nevará en zonas de montaña, a primeras horas a 1.000 metros, para ir subiendo a 1.500.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: