Cultura

El testamento de Harper Lee ahonda el misterio que rodeó su vida | Cultura


Harper Lee murió envuelta en misterio. A sus 89 años, mientras dormía, la legendaria novelista estadounidense dejó atrás una vida humilde y discreta a la que pocos tuvieron acceso, en su pequeño pueblo natal de Monroeville (Alabama). Poco adepta a aceptar entrevistas y obsesionada con su privacidad, la ganadora de un premio Pulitzer llegó incluso a presentar una denuncia contra un museo por vender camisetas grabadas con el título de su obra estrella: Matar a un Ruiseñor. Esta semana, un juez permitió la publicación de su testamento. Muchos esperaban encontrar más pistas sobre la enigmática vida de Lee, pero el texto sólo ahonda el misterio.

El documento lo firmó ocho días antes de su muerte, en 2016. En aquel momento, la abogada personal de la autora, Tonja Carter, pidió que a petición de Lee el testamento se mantuviera confidencial. Ahora, una querella presentada por The New York Times ha logrado su apertura al público. Sin embargo, el papel solo establece que todos sus beneficios y propiedades, valorados en decenas de millones de dólares, sean traspasados a un fondo fiduciario que creó en 2011, gestionado por Carter y del que se podrán beneficiar sus familiares más cercanos, una sobrina y tres sobrinos. No se sabe qué recibirán exactamente, todo sigue siendo secreto ya que el objetivo de esta estructura fiscal es mantener la opacidad de los recursos de una persona.

Entre la herencia se encuentran también los textos literarios que Lee escribió y nunca publicó o compartió con nadie, pero que son extremadamente codiciados por importantes universidades estadounidenses. Por ahora, se seguirá sin conocer si algún día saldrán a la luz. La abogada Carter, que fue una cercana asesora de la escritora, mantiene, según el testamento, amplios poderes sobre la propiedad intelectual de Lee, que no tuvo marido ni hijos.

En el pequeño pueblo de Alabama que vio crecer, desarrollarse y morir a una de las autoras más celebradas de la historia contemporánea estadounidense, hay quienes son escépticos sobre el papel de Carter y la critican por tener demasiado poder sobre el legado de Lee. Cuando se publicó, de manera repentina, la segunda novela algunos de los amigos más cercanos de la artista cuestionaron si ella realmente quiso eso y alegaron que pudo haber sido manipulada.

El libro, Go, set a Watchman fue presentado un año antes de su muerte y supuso la ruptura de una autora de obra única, que durante décadas decidió no divulgar otro texto. La operación editorial puso en cuestión si Lee había sido presionada para publicarla. Pese a que no se considera tan influyente como Matar a un Ruiseñor —que a día de hoy sigue siendo lectura obligada para entender la segregación racista estadounidense de la segunda mitad del siglo 20— Watchman también le proporcionó enormes ganancias económicas y vendió más de un millón de ejemplares en su primera semana.

Por aquel entonces, Lee ya vivía en una residencia de ancianos, rodeada de cuidadores pero todavía manteniendo su sencilla vida. Aquella que durante años le llevó a pasear por la tienda “Todo a 100” de Monroeville en busca de ofertas, a beber cafés en McDonald’s y caminar en sudadera por las calles del pueblo.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment