La Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos ha autorizado este viernes al presidente Donald Trump a utilizar dinero público para construir el muro en la frontera con México. El alto tribunal ha dado luz verde al mandatario a redireccionar unos 2.500 millones de dólares que el Congreso de ese país había otorgado al Pentágono en los presupuestos. Pese a que el órgano legislativo se había negado a destinar fondos para la obra de infraestructura, la mayoría conservadora del Supremo le dio cinco de los nueve votos a la propuesta del Gobierno para financiar parte de la construcción de la que fue su promesa de campaña. La medida autoriza al republicano a utilizar la partida mientras continúan el debate sobre la procedencia de los fondos que pagarán finalmente el muro.

«Gran victoria para el muro», ha celebrado Trump en Twitter tras la noticia. «La Corte Suprema de los Estados Unidos anula la orden judicial de un tribunal inferior, permite que el Muro de la frontera sur proceda. ¡Gran victoria para la seguridad fronteriza y el estado de derecho!», ha dicho el presidente. La decisión de este viernes del Supremo ha tumbado un fallo emitido el 24 de mayo por una corte en Oakland, en California, que prohibía a la Administración estadounidense hacer uso de ese dinero. En ese entonces, el juez había señalado que no se trataba de «si el plan es la respuesta política correcta o incorrecta a las condiciones existentes en la frontera sur de los Estados Unidos», sino que la propuesta presentaba preguntas estrictamente legales sobre «la autoridad legal del poder Ejecutivo».

La pelea en el Congreso por la financiación del muro llegó a finales de 2018 y a principios de 2019 a traducirse en un cierre parcial de la administración durante 35 días. Fracasado el proyecto de Trump para financiar el muro, el presidente estadounidense declaró en una maniobra desesperada en febrero la emergencia nacional en la frontera con México para poder redirigir fondos dentro del Gobierno. En ese momento, el Gobierno informó que planeaba redestinar 6.700 millones de dólares del Departamento de Defensa y el Tesoro a la construcción, incluidos los 2.500 millones de dólares de fondos para el Pentágono. «Estamos hablando de una invasión de nuestro país, de drogas, de crímenes, de tráfico de personas», había dicho en ese momento.

La cifra autorizada este viernes es muy menor comparada a los más de 21.000 millones de dólares que calculó el Departamento de Seguridad de EE UU que costaría en total la obra de infraestructura. La disputa, ahora en el terreno legal, ha marcado una pequeña victoria para el republicano. 




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: