Tras tener a Isabel Pantoja y romper toda clase de récords de audiencia; tras seguir aquel hito con una edición sin ningún famoso reseñable, pese a los esfuerzos de sus productores de dar otra campanada; tras sumar ya casi 20 años en antena y 18 ediciones bajo diferentes nombres, la temporada de Supervivientes que empezó el jueves por la noche debía dar varias respuestas a una misma pregunta: ¿Y ahora qué? La respuesta: ahora, este programa ha logrado un 32,7% de cuota de pantalla en su primera noche. Es el mejor estreno de su historia, descontando el excepcional 36,5% que hizo la llegada de Isabel Pantoja a la isla en 2019. Lideró en prácticamente toda España, salvo en Aragón TV, donde lo más visto fue el estreno de El último show, la serie satírica protagonizada por Marianico el Corto, que tuvo un 23,1% de cuota de pantalla con 116.000 espectadores.

Los datos de Supervivientes 2020, sin embargo, pierden algo de lustro cuando se les mira en bruto. El 36,5% de 2019 significaba unos 4.164.000 espectadores; el 32,7% de 2020 representa prácticamente un millón de personas menos: 3.206.000.

El nuevo Supervivientes abandona la fórmula de tener al menos un gran famoso como protagonista. Los productores intentaron fichar a la ex presidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes en enero sin éxito. Se le intentó buscar un sustituto que estuviera a la altura, alguien con una gran personalidad al que, como Pantoja, nadie imaginaría en un reality: la soprano Ainhoa Arteta, el presentador Florentino Fernández (Flo, en su nombre televisivo) o el actor Santi Millán (7 vidas, El pueblo), según fuentes cercanas al proceso de selección.

Al final, la cadena dio un giro copernicano y presentó a 17 concursantes que sin bien no pueden considerarse gente de la calle, no son inmediatamente reconocibles. Está Rocío Flores, la nieta de Lola, y Ana María Aldón, pareja de José María Ortega Cano. El inesperado éxito de audiencias de La isla de las tentaciones le dio al programa una concursante más: Fani, la que había resultado tener más tirón en el bombazo sorpresa de enero. Ese programa también ha servido de recordatorio de que un concurso con gente desconocida también puede tener éxito (y ser más barato para la cadena).

Otra lectura extraíble del jueves noche es hasta qué punto la televisión generalista vive de espectadores fieles a títulos que vuelven año tras año tras año. Cuéntame cómo pasó, que emitía su capítulo número 362, firmó exactamente la misma cuota de pantalla que la semana pasada: un 13,9%, 2.038.000 espectadores en el caso de esta semana y 2.125.000 en la anterior.




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: