Internacional

El sospechoso del ataque contra el Dortmund actuó por motivos económicos | Internacional


Avaricia. Ese fue presuntamente el móvil del ataque contra el autobús en el que viajaban los jugadores del Borussia de Dortmund (BVB). Once días después, la fiscalía federal alemana ha informado de que hay un nuevo detenido, un hombre de 28 años ruso-alemán, que soñaba con hacerse millonario haciendo saltar por los aires a los jugadores del quipo alemán. De confirmarse esta información, quedaría descartado que se tratara de un atentado terrorista como barajaron en un principio los investigadores.

Marc Bartra, el español de 26 años que juega en el BVB resultó herido en la explosión y tuvo que ser operado en el brazo. Un policía que custodiaba el autobús también sufrió heridas en el oído. El acusado se alojó en el hotel de los jugadores el mismo día que ellos, ocupando una habitación en el piso superior.

A Sergei W. Se le acusa de intento de asesinato, querer atentar con explosivos y de causar lesiones graves. La Fiscalía detalla en un comunicado cómo el detenido compró 15.000 derechos de venta de acciones del BVB el 11 de abril de este año y planeaba especular con sofisticados instrumentos financieros, aprovechándose de un previsible desplome del precio de las acciones del club. Compró los derechos de venta a través de la dirección de IP del hotel L´Arrivée, el mismo en el que se alojaban los futbolistas y del que partieron minutos antes de las explosiones. Sergei W. habría contraído un crédito el 3 de abril pasado con el que financió la compra del derecho de venta a un precio determinado y en un plazo máximo fijado para el 17 de junio próximo. El sospechoso pensó que tras el ataque, el valor del club se desplomaría y él se enriquecería tras haber asegurado la venta de sus títulos a un precio fijado anteriormente.

El sospechoso había reservado una habitación en el hotel de los jugadores para dos periodos. Uno, del 9 al 13 de abril y otro del 16 al 20 de abril, ya que en el momento de la reserva, no estaba clara la fecha de celebración del partido de la Champions que enfrentó al Borussia contra el Mónaco y que tuvo que ser aplazado durante 24 horas por el ataque.

Un metro demasiado alto

El comunicado de la Fiscalía detalla además que los tres explosivos fueron colocados a lo largo de 12 metros en la carretera por la que pasó el autobús. Uno de los artefactos sin embargo, quedó situado un metro por encima del resto y esa elevación evitó que la metralla impactara de lleno en el autobús. Los investigadores han encontrado metralla a 250 metros de distancia del lugar del ataque. Todavía se desconoce el tipo de explosivo utilizado.

El ataque contra el Borussia ha dado pie a numerosas especulaciones sobre la posible autoría en los últimos días. En el lugar de las explosiones, los agentes hallaron tres cartas idénticas con una supuesta reivindicación islamista. Los expertos en terrorismo islámico en seguida dudaron de la autenticidad de las misivas. Aún así, la pista islamista fue la que cobró fuerza durante los primeros días, en los que se detuvo a un joven iraquí, exmiembro del Estado Islámico y vecino de Wuppertal, localidad cercana a Dortmund. Los investigadores barajaron asimismo la posibilidad de que se tratara de un hooligan o un neonazi. “Las cartas fueron analizadas por expertos islamistas. Existen dudas considerables sobre un origen islamista”, indica el comunicado de la Fiscalía.

La Fiscalía comparecerá ante la prensa este mediodía para ofrecer más detalles de las investigaciones en las que participan más de un centenar de agentes.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *