Jorge P.J., el sospechoso de la desaparición de la valenciana Marta Calvo, se ha entregado a la Guardia Civil en Carcaixent. La Guardia Civil lo estaba persiguiendo desde el pasado 9 de noviembre cuando la madre de la joven de 25 años denunció su desaparición. El último rastro de Marta Calvo fue un mensaje de WhatsApp con el localizador de donde estaba que le envió a su madre a las 5.55 de la mañana, dos días antes. El localizador señalaba la casa alquilada del sospechoso en la población de Manuel, a unos 55 kilómetros de Valencia.

Alertada por su ausencia y porque no respondía al teléfono, la madre de Marta Calvo fue a Manuel y llamó a la puerta de la casa señalada. El hombre que le atendió dijo que no conocía de nada a la joven. Al poco, la madre presentó una denuncia de desaparición y el citado hombre se marchó sin dejar rastro. Su coche se encontró en la población de El Puig, donde Jorge le había pedido a un amigo que se deshiciera de él, según fuentes de la investigación.

El delegado de Gobierno, Juan Carlos Fulgencio, acaba de convocar una rueda de prensa para informar de la entrega de Jorge P.J, colombiano de 35 años, que tiene antecedentes por tráfico de drogas y estuvo preso en Italia. Nacida en EStivella, Marta Calvo mide 1,65 metros de altura, es de complexión delgada y tiene pelo castaño y ojos marrones.

La Guardia Civil, con ayuda esta semana de la Unidad Militar del Ejército, lleva semanas rastreando la amplia y escarpada zona desde Manuel a la población de l’Ollería, donde el sospechoso tenía otra casa alquilada. No se le conocía ocupación ni ninguna de las dos poblaciones.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: