“Espero que se tenga paciencia con alguna de mis decisiones. Creo que alguna de ellas no contentará a todos los sevillistas”. Las palabras de Monchi, director deportivo del Sevilla, hace dos semanas han resultado premonitorias. La primera decisión de alcance del directivo ha sido la contratación de Julen Lopetegui como nuevo entrenador del Sevilla. La mayoría de los aficionados andaluces ha vertido en redes sociales y diversas encuestas su oposición a la llegada del exentrenador del Madrid y la selección nacional. El fichaje de Lopetegui, no obstante, responde al criterio único y exclusivo del gaditano. El vasco responde, básicamente, a las exigencias de Monchi a la hora de contratar a un técnico. Español y con conocimiento de LaLiga, sin problemas a la hora de comunicarse, con experiencia en la élite, y, sobre todo, con muchas ganas de reivindicarse después de un fracaso en su carrera deportiva. Monchi prefiere los entrenadores que tienen ganas de volver a hacer cosas importantes y no han triunfado en sus últimas experiencias.

Lopetegui ha firmado un contrato por tres años, aunque existen cláusulas finalizadoras al final de cada uno de ellos según las circunstancias. En las conversaciones que han mantenido, le ha indicado que el objetivo es hacer un equipo muy competitivo que gane muchos puntos con la meta ineludible de volver a jugar la Champions, competición a la que no ha podido clasificarse el club andaluz en los dos últimos años. Lopetegui ha aceptado el reto porque le gusta el proyecto que le ha presentado Monchi y tiene muchas ganas de reivindicarse tras lo ocurrido con la selección nacional española y el Madrid. Del mismo modo, el técnico se ha rebajado el sueldo de manera considerable con relación a lo que cobraba en el Madrid esta pasada temporada. “Tengo ganas de hacer ruido y de hacer cosas”, reconoció el propio Lopetegui a Jorge Valdano en el programa “Universo Valdano”. “Salí en octubre del Madrid y tuve ofertas de diversos equipos, pero a todos les decía que no. Me faltaba energía. Ahora me gustaría estar en el lugar donde yo sienta que puedo desarrollar un proyecto”, añadía.

Lopetegui ha encontrado este lugar en el Sevilla. Hace solo unos días, el vasco rechazó la posibilidad de dirigir a una selección nacional. Monchi ya le había puesto sobre aviso. Aunque el director deportivo había estimado también la contratación de otros entrenadores, Lopetegui siempre estuvo muy bien situado.

Algunos miembros del consejo del Sevilla avisaron a Monchi de la contestación social que la elección de Lopetegui iba a suponer. No obstante, el gaditano cuenta con absolutos poderes en la parcela deportiva desde su regreso de la Roma a finales del pasado mes de marzo, por lo que la decisión fue respaldada de forma unánime.

A sus 52 años, Lopetegui presenta ya una amplia trayectoria como entrenador. Debutó en el banquillo en el Rayo Vallecano en la temporada 2003-04. Luego dirigió al Castilla en el ejercicio 2008-09, para pasar en el verano de 2010 a los escalafones inferiores de la Federación Española de Fútbol. Fue entrenador del combinado sub 19, sub 20 y sub-21, para fichar en el verano de 2014 por el Oporto. Dos veranos después fue nombrado seleccionador nacional tras el adiós de Vicente del Bosque, clasificando de forma brillante a la selección absoluta para el Mundial de Rusia 2018.

Los acontecimientos previos al Mundial con su fichaje por el Madrid provocaron su destitución por el nuevo presidente Juan Luis Rubiales. Fuera del Mundial, Lopetegui comenzó a preparar su etapa en el Madrid, que resultó decepciónate. Lopetegui fue destituido por Florentino Pérez en octubre de 2018 y desde entonces se encontraba sin equipo. Al Madrid lo dirigió solo en 14 partidos, con un bagaje muy bajo: seis triunfos, 2 empates y seis derrotas. Su Madrid hizo 21 goles y recibió 20.

“Lopetegui es un gran entrenador y el Sevilla, un gran club”, afirmó Unai Emery, entrenador del Arsenal, cuando se le preguntó en El Larguero por la elección de Monchi y tras perder la final de la Liga Europa contra el Chelsea.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: