Moda

El rock que le gustaría a George Orwell | Madrid

consultor seo

Andan un poco enfurruñados con el ser humano, para qué negarlo. Y habrá quien lo atribuya a las cosas de la edad: frisan o superan los 40, ese periodo vital en el que ya no hay por qué disimular ni las disidencias ni el mal genio. Ellos consideran que esa veteranía razonable avala su escepticismo hacia la política, el progreso social o los avances de las nuevas tecnologías. Por eso, cuando estaban a punto de titular su primer álbum de manera homónima al grupo, Siete70, repararon en un verso de Celebración, una de sus canciones más mordaces y contagiosas: “No queda más que celebrar / la estupidez del mundo real”. Y enseguida comprendieron que La estupidez, que verá la luz el viernes 22 de febrero, era el bautismo ideal para su criatura. Aunque los tomen por unos antipáticos.

En realidad, Jordi Montero (Molins de Rei, 1973), Javi Castellano (Madrid, 1981), Joanra Planell (Barcelona, 1973) y Juanma Padilla (Madrid, 1976) son, para que conste, extraordinariamente afables. Viven con sus parejas, les asisten currículos amplísimos y solventes dentro del pop español de las dos últimas décadas y se dicen “felices, dentro de lo que cabe”. Pero miran alrededor y este mundo cruento y desnortado no les gusta un pelo. Esa Celebración, por ejemplo, surgió durante un concierto acústico de Sidecars en El Sol. “Yo trabajaba con Sidecars como técnico de sonido”, relata Castellano, hasta ahora guitarrista de Layabouts, “y era una bendición disfrutar por una vez de un concierto suyo sin estar currando. Pero miraba hacia el escenario y no distinguía a ningún músico, solo una nube de móviles. ¡No había nadie viendo directamente el concierto!”.

“La experiencia lesbiana fue muy intensa, para lo bueno y lo malo, hasta el último minuto, pero Siete70 se ha convertido en esa nueva zanahoria que te ilusiona”, dice Joanra Planell

Montero, el otro compositor, cantante y guitarrista del cuarteto, tampoco anduvo con rodeos a la hora de deslizar en Trágico final frases como “no entiendo cómo puedes ser persona ingrata en tu ciudad”. “Es rock político, desde luego”, exclama, “una composición que comparte genética con otras recientes de Nacho Vegas, Vetusta Morla, Amaral o Christina Rosenvinge. Somos de edades parecidas y eso se acaba notando”. ¿El destinatario de las andanadas es Rajoy? “¡Está clarísimo!”, afirma sin rodeos el autor. “Hoy tendemos a verlo como un hombre entrañable y algo tontito, pero fue muy mal presidente. Y sus políticas fueron las mismas de las que ahora quieren volvernos a imponer”.

Las otras nueve piezas de La estupidez también se cuentan por aldabonazos, sin un solo respiro para la complacencia, la digresión intrascendente o las medias tintas. El cuarteto arrambla contra el frenesí de la vida moderna (Superhéroes), radiografía el hartazgo (Pereza) y la ira (El río), llora a los antepasados que siguen bajo el barro de las cunetas (Manchas de vino) y afila los dientes (Taxidermia) frente a tanto “cabrón” que nos hace la vida imposible. “Soy de los que piensa que los seres humanos no tenemos solución”, zanja sin titubeos Javi Castellano, su firmante. “La historia ha demostrado que no podemos controlar esa tendencia a pisar a quienes tenemos cerca. Por eso yo he desarrollado cierto desapego hacia nuestra propia especie…”.

La hoja de ruta es más bien apocalíptica, ya lo ven, pero Siete70 aspira a sacudir conciencias, o cuando menos caderas, con un sonido crudo, crepitante y rotundo. Como si George Orwell y el infierno distópico de 1984 se expresaran ahora a golpe de guitarra, amplificador y pedales de distorsión. “Somos cuatro tipos curtidos haciendo rock de guitarras al uso. Y eso sí que nos satisface”, resumen completando entre unos y otros la misma frase. El más indisimulado en su entusiasmo es Joanra Planell, a quien cualquier melómano distinguirá como el bajista de Love of Lesbian durante las dos últimas décadas. “La estupidez es el disco que más he disfrutado de diez años a esta parte”, se sincera. “La experiencia lesbiana fue muy intensa, para lo bueno y lo malo, hasta el último minuto, pero Siete70 se ha convertido en esa nueva zanahoria que te ilusiona”.

Dicen aún estar “conociéndose”, pero el margen para la complicidad parece holgado. Ni siquiera han discutido aún por culpa del dichoso procés, como cabría temer en función de la adscripción geográfica de los integrantes. “Yo no soy independentista, pero la única solución plausible a corto plazo pasa por el referéndum”, se moja Planell. Y mientras el mundo siga tambaleándose, el rock seguirá siendo el único revulsivo, incluso aunque la audiencia ande más pendiente de publicar un stories en Instagram que de aguzar el oído. “Tengo cada vez más claro que el segundo disco de Siete70 será guitarrero o no será”, concluye Jordi Montero, siempre expeditivo. “Vuelven a estar de moda los pianitos y los sintes, pero a mí todo eso me sobra un poco…”.

La estupidez (Subterfuge Records) se publica el 22 de febrero y se estrena en directo en Madrid el 26 de abril en la Sala O (Palacio de la Prensa).

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment