El Rey ha pedido este lunes a los nuevos miembros de la carrera diplomática que, en un mundo de “creciente y enorme complejidad” como el de las relaciones internacionales, defiendan siempre la democracia y los intereses de España. Felipe VI ha hecho esta llamada en su intervención en el acto de entrega de los despachos de secretarios de embajada a la 70 promoción de la carrera diplomática, en el que ha estado acompañado por el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

A los 25 nuevos diplomáticos (15 hombres y 10 mujeres) se ha dirigido para subrayar que el mundo de las relaciones internacionales es ya difícil de desligar del ámbito nacional. No ha habido en sus palabras ninguna referencia a la situación que vive Venezuela y a la posición de España después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, diera el pasado sábado ocho días a Nicolás Maduro para que convoque elecciones, o, de lo contrario reconocerá a Juan Guaidó como presidente.






Ninguna referencia

El monarca evita referirse a la situación política de Venezuela

Sí ha resaltado el rey la obligación de los diplomáticos de defender los intereses de España “y proyectar su mejor imagen, que es su imagen auténtica: la de país democrático, libre, moderno, solidario y tolerante, abierto al mundo y definido -ha precisado- por los principios y valores de nuestra Constitución”. Tras insistir en que han de defender la democracia y los valores e intereses españoles, el monarca ha felicitado a los nuevos diplomáticos.

Ha resaltado que las 70 promociones que suma ya esta carrera han estado compuestas por profesionales que tienen en común “una inquebrantable voluntad de servicio público” y un deseo de representar a España y trabajar en favor de sus ciudadanos.


Caso catalán

Felipe Vi resalta la obligación de los diplomáticos de “proyectar la mejor imagen de España” como “país democrático, libre, moderno y tolerante”

Un “brillante” historial de servicio tras el que ha pedido que no desfallezcan ante la dificultad, sean rigurosos y leales en sus cometidos, “sobrios con los éxitos” y sensibles con quienes reclamen su ayuda. El rey les ha garantizado el apoyo de la Corona en su tarea y ha elogiado el programa de formación continua que está poniendo en marcha la Escuela Diplomática para seguir ampliando conocimientos.

A su juicio, los jóvenes diplomáticos son la imagen de “la España pujante que sabe vencer las dificultades con rigor, con energía y con excelencia”. Felipe VI ha destacado asimismo la importancia de la función consular, sobre todo en lo que concierne a la ayuda a ciudadanos españoles en situaciones de necesidad en el extranjero, y ha recalcado que es fundamental que el servicio exterior esté a disposición de todos los que fuera de España tienen derecho a sentirse protegidos, atendidos o amparados por sus autoridades.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: