El Reino Unido sumó otras 126 muertes por COVID-19 hasta contabilizar 44.517 decesos por el virus, según los últimos datos oficiales divulgados este miércoles.

El ministerio británico de Sanidad informó asimismo de que desde el inicio de la pandemia se han detectado 286.979 casos, después de haberse registrado otros 630 contagios en las últimas 24 horas.

Pese a estos datos, el Reino Unido sigue adelante con su plan de desescalada en Inglaterra e Irlanda del Norte, donde ya han reabierto los bares, restaurantes, hoteles y otros establecimientos, mientras que, en cambio, Escocia y Gales han elaborado un plan más lento.

También siguen detectándose nuevos brotes en el país, como el identificado en un hospital del oeste de Londres, el Hillingdon Hospital, donde 70 empleados han tenido que ser puestos en cuarentena tras dar positivo por coronavirus, según confirmó hoy el centro.

Además, la ciudad inglesa de Leicester, donde viven unas 400.000 personas, mantiene medidas de confinamiento más duras que el resto de Inglaterra debido a un ratio de contagio mayor.

Por su parte, el Gobierno conservador de Boris Johnson anunció hoy incentivos para promover el empleo y la compra de vivienda así como medidas con las que reactivar el consumo en los sectores del turismo y la hostelería, muy afectados tras el confinamiento por la pandemia.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: