El PSOE ha rechazado la propuesta que esta mañana ha hecho Unidas Podemos, un documento de 119 páginas para formar un Ejecutivo de coalición. Los socialistas consideran «inviable» un Gobierno de ambos partidos con un reparto de carteras. La desconfianza mutua entre las dos formaciones, tal y como reconoció el presidente en funciones, Pedro Sánchez, el pasado 8 de agosto tras despachar con el Rey en el palacio de Marivent en Palma, y las diferentes posturas sobre la crisis en Cataluña han provocado la negativa del PSOE a Podemos. «La negociación realizada y la posterior votación parlamentaria han contribuido a acrecentar gravemente la desconfianza entre ambas formaciones», han asegurado los socialistas en un comunicado, en el que también subrayan “importantes diferencias en cuestiones de Estado” entre ambos proyectos, «como es la crisis de convivencia en Cataluña».

«Agradecemos la propuesta que, en lo programático, nos resulta muy próxima», arranca el PSOE en un texto de página y media. Sin embargo, los socialistas consideran que «no hay ningún avance respecto a la posición que Unidas Podemos ha mantenido desde el principio». Lo que hoy ha formulado el partido de Pablo Iglesias son “cuatro alternativas” para formar un Gobierno conjunto que se resumen en un modelo: una vicepresidencia social y tres ministerios, estos últimos diferentes según cada una de esas cuatro vías. Hace menos de un mes, Sánchez ofreció una vicepresidencia de Asuntos Sociales, que sería para Irene Montero, y que implicaba la presidencia de la comisión delegada para coordinar todas las políticas sociales del Gobierno, con los contenidos de todas las áreas de Bienestar Social y Dependencia, incluido el Comisionado para la Pobreza Infantil, y también tres ministerios: Vivienda y Economía Social; Sanidad, Asuntos Sociales y Consumo; e Igualdad. El partido de Iglesias lo rechazó con el argumento de que las carteras «estaban vacías de competencias».

Por eso, Unidas Podemos desglosa en el documento las competencias que debería incluir cada ministerio que solicita para garantizar el acuerdo. La vicepresidencia social que plantea Iglesias está formada por organismos que en este momento pertenecen al Ministerio de Sanidad, Justicia, Presidencia y comunidades autónomas, entre otros. Dos de las cuatro opciones que plantea el partido de Iglesias incluyen el Ministerio de Trabajo, la cartera que se convirtió en el principal escollo de la negociación en julio. Una de las propuestas propone además Migraciones y Seguridad Social, Sanidad y Consumo, y Vivienda. Unidas Podemos plantea una segunda opción que, sin ceder en la cartera de Trabajo y la vicepresidencia, comprende Ciencia, Innovación y Universidad, y Cultura, competencias que fueron más fáciles de negociar en el anterior intento de acuerdo. En previsión de que Trabajo volviese a encallar el diálogo, el documento plantea otras dos alternativas con la exigencia del Ministerio de Transición Ecológica, un puesto en el Consejo de Ministros que también provocó fuertes fricciones durante la última negociación. La tercera alternativa incluye Ciencia, Innovación y Universidades, y el de Vivienda. O cambiar las competencias en Vivienda por un gran Ministerio de Agricultura, Pesca y España Vaciada.

El PSOE ha insistido hoy en que no contemplan una coalición con Unidas Podemos. «Defendemos un único Gobierno, con una estructura de funcionamiento clara y eficaz que evite la existencia real de dos Gobiernos dentro del mismo Consejo de Ministros», asegura el comunicado, donde el PSOE opina que «con la investidura fallida se evidenció la inviabilidad de un Gobierno de coalición». Así, la investidura sigue encallada y los socialistas insisten en su hoja de ruta programática, con reuniones con colectivos sociales, una dirección a la que invitan a sumarse a Podemos.

Crisis en Cataluña

La crisis catalana es la otra cuestión en la que PSOE y Unidas Podemos están muy alejados. El partido de Iglesias, consciente de este hecho, apenas incluye un escueto apartado a este asunto en su extenso documento y no ha incluido la celebración de un referéndum pactado en Cataluña entre sus propuestas, como sí hizo en su programa para las elecciones generales del 28 de abril. «Impulsar una Mesa de Diálogo multilateral sobre Cataluña, cuya propuesta de composición esté previamente desarrollada y acordada con el Parlament de Catalunya», se lee en el documento. «No sustituiría en ningún caso los mecanismos propios de la relación de bilateralidad entre Gobierno y Generalitat, sino que deberá ser entendida como un espacio que ayude a impulsar una vía de diálogo que permita desjudicializar el conflicto político que se vive en Cataluña». Sin embargo, las declaraciones de Iglesias en el pasado, que ha calificado en varias ocasiones de «presos políticos» a los líderes independentistas en prisión que esperan la sentencia del juicio del procés para este otoño, ha acentuado la desconfianza entre el dirigente y el presidente en funciones.

En la respuesta de los socialistas, el PSOE menciona la crisis del procés como uno de los motivos principales de su decisión de no aceptar una coalición con Unidas Podemos. Según el PSOE, hay «importantes diferencias» en cuestiones de Estado, «como es la crisis de convivencia en Cataluña». «La propuesta del PSOE es conocida: diálogo dentro de la legalidad, respeto a la Constitución y fortalecimiento del Estado Autonómico», apunta el comunicado. Durante las negociaciones de la investidura en julio, Pablo Iglesias ofreció «toda la lealtad al PSOE» sobre el tema catalán si Pedro Sánchez aceptaba negociar un Gobierno de coalición con ellos, aunque los socialistas no parecen dispuestos a creerlo.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: