El PSOE pierde tres diputados y casi 800.000 votos. La repetición electoral ha salido cara a los socialistas, persiste el bloqueo, y la suma de la izquierda (PSOE, Unidas Podemos y las confluencias) supera sólo en seis escaños a la derecha (PP, Vox y Cs).

Sin embargo, y pese a estos resultados, el candidato Pedro Sánchez parece el más viable para una hipotética investidura en segunda vuelta si los socialistas unen, además de a Unidas Podemos, a sus potenciales socios regionales. Entonces la diferencia con la derecha sería de 16 diputados, 152 frente a 168.

Con el cien por cien escrutado, los socialistas, que han obtenido el 28 por ciento del voto y 120 escaños, se dejan un diputado en Madrid, otro en Cantabria que obtiene Vox, uno más en Navarra que pasa a Bildu, otro en Baleares y un escaño en la circunscripción de Ceuta, que también pasa a Vox. Por contra el PSOE gana un escaño en Huesca y otro en la circunscripción de Huelva.

Los socialistas no han visto cumplidas sus aspiraciones de inicio de precampaña cuando pensaba llegar a los 140 diputados.

Cifra que ratificaba el CIS, unos días antes de la campaña electoral, al dar al PSOE una horquilla que iba de 133 escaños a un techo de 150.

Con una participación del 69,9 por ciento, sólo dos puntos menos que en abril, lo socialistas no han conseguido que su mensaje llegara al electorado. Durante la campaña, el candidato Pedro Sánchez ha pedido, una y otra vez, que se concentrara el voto en el PSOE para gobernar sin hipotecas, y que en la próxima legislatura hubiera un Gobierno progresista y estable.

Durante el escrutinio, el candidato Pedro Sánchez ha seguido el desarrollo de la jornada en la sede madrileña de Ferraz con el Comité Electoral, la Ejecutiva Federal y miembros de su Gobierno.

No hubo comparecencia oficial hasta las 23:45 horas cuando con el cien por cien escrutado el candidato Pedro Sánchez se dirigió a la militancia en un escenario al aire libre habilitado a las puertas de Ferraz.

En esa intervención, Sánchez se comprometió ante unos centenares de militantes a desbloquar la situación política: «Ahora sí que sí, vamos a conseguir un gobierno prrogresista».

Ahora el candidato deberá cumplir su promesa. En precampaña Sánchez se comprometió, si ganaba las elecciones, a hacer una propuesta de desbloqueo y gobernabilidad a «todas las fuerzas políticas nacionales y democráticas» y conformar un gobierno «progresista, unido y coherente».

Entonces Sánchez excluyó a Vox, hoy tercera fuerza, y a los independentistas, por no estar en una posición constructiva.

Sí tuvo en cuenta el candidato a las fuerzas de corte regionalista y nacionalista dispuestas a contribuir a la gobernabilidad, y que ahora le resultan imprescindibles.

Mañana, la Ejecutiva Federal del PSOE analizará los resultados y desvelará sus primeras instrucciones de cara a la próxima legislatura, evitar el bloqueo y no ir a unas terceras elecciones.

Begoña Fernández.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: