El socialista Álex Pastor ha revalidado este mediodía la alcaldía de Badalona después de que Guanyem, la segunda fuerza más votada, le haya votado en bloque única y exclusivamente para desbancar a Xavier García Albiol. La alianza de la izquierda, inimaginable solo 24 horas antes, comporta barrar el paso el paso a la alcaldía, por segunda vez, al popular, el candidato más votado (11 ediles sobre 27) en las elecciones. Pastor ha logrado al final el apoyo de 15 concejales: los siete de la coalición Badalona valenta, formada por Guanyem y ERC, los seis suyos, uno de los comunes y uno de Junts per Catalunya. Un voto de los comunes -en la papeleta se escribió el nombre de Pastor y el de su portavoz, Aïda Llauradó- ha sido declarado nulo.

Con la proclamación de Pastor, el Partido Popular pierde en Cataluña la única institución grande que podía gobernar. Solo lo hará en el pequeño municipio de Pontons. El Ayuntamiento de Badalona ingresa también en una etapa de incertidumbre. Dolors Sabater, la líder de Guanyem, la segunda fuerza más votada, ha asegurado tras el Pleno que su voto a favor de Pastor era solo un primer paso y estaba condicionado a que los socialistas mantenían abiertas las negociaciones con el PSC con varios escenarios, entre ellos repartirse la alcaldía. Pastor no ha realizado ninguna alusión a ese extremo. Después, ha señalado que el pacto no se ceñía a ningún pacto de sillas.

Con una atmósfera de suspense hasta el final, más propia de un thriller, el pleno se ha celebrado en medio de una extraordinaria tensión. El desenlace lo ha anunciado la exalcaldesa Dolors Sabater, candidata de Guanyem, cuando justo antes de la votación ha tomado la palabra. En un breve discurso, la exprimer edil ha anunciado que retiraba su candidatura y que votaría por Pastor por «responsabilidad» y porque la mayoría de ciudadanos de Badalona no quiere un alcalde «de derechas, xenófobo y racista». La concejal ha acusado a Pastor de haber sido un «irresponsable» llevando al límite las conversaciones. «Pero nosotros no lo somos. Por eso retiro mi candidatura», ha dicho.

Siento tristeza y cierta vergüenza. Es una traición a los votantes de Badalona», ha lamentado Albiol

La decisión de la coalición Badalona valenta, refrendada por las asambleas de Guanyem y ERC, se ha acordadoesta misma mañana y como mal menor. Pastor, de hecho, ha asumido la vara en medio del hemiciclo para ser fotografiado ante la indiferencia tanto de los populares como los del bloque de la izquierda. No ha sido fácil porque el PSC apenas se ha movido en su estrategia final de votarse a sí mismo. Y, según Guanyem, solo ha reaccionado cuando ha visto que perdía la alcaldía después de que Sabater anunciara este viernes que se votaría a sí misma. La duda es si Guanyem ha arrancado alguna concesión de los socialistas. Todo apunta a que su apoyo ha sido gratis. «El PP ha escondido en esta campaña que era el PP», ha recalcado Sabater. «Lo único que hemos conseguido es que La ciudad quede en manos del partido más corrupto de Europa, de los recortes y de la especulación».

La resignación de Guanyem, que había brindado al PSC rotarse en la alcaldía o un paso al lado de la misma Sabater, ha contrastado con la estupefacción de Albiol. Con un gesto de perplejidad absoluta, el popular ha visto como sufría la misma pesadilla de hace cuatro años cuando la izquierda ya le desplazó. El popular tenía la certeza de que el PSC no pactaría con la «CUP» -como así llama siempre a Guanyem- como hizo en 2015. Y máxime cuando Pastor impulsó hace un año una moción de censura contra Sabater, por su implicación en el procés, y que ganó con los votos del PP.

Retiramos nuestra candidatura porque no queremos un alcalde alcalde de derechas, xenófobo y racista», ha dicho Sabater

«Es un pacto de perdedores que invalida la voluntad de la mayoría», ha afirmado el popular. «A partir de hoy Badalona vuelve a lo mismo de 2015: entonces el PSC le regaló la alcaldía a la CUP y ahora la CUP se la regala al PSC. Siento tristeza y cierta vergüenza. Es una traición a los votantes de Badalona», ha afirmado el popular que ha acusado a los grupos de izquierda estar «obsesionados» con él. «Todo les da igual ¡Sobre todo que no gobierne Albiol! Solo les mueve el odio y el rencor a los que tenemos la confianza de los vecinos.», ha exclamado visiblemente enojado y alzando la voz en el turno final en el Pleno. «Estaremos en pie de calle haciendo oposición. El PSC ha vuelto a las andadas», ha afirmado para acabar mirando a Pastor: «No nos vengan a buscar. No nos vengan a buscar. No nos engañarán dos veces».

Albiol ha abandonado rápido el Consistorio y Pastor ha salido a saludar desde el balcón consistorial y ha recibido un enorme abucheo del centenar de personas concentradas en la plaza de la Vil.la, que han seguido la sesión por una pantalla gigante. Muchos de ellos eran de la plataforma Sant Roc-Som Badalona, que atiende a ciudadanos afectados pro desahucios. Pastor les ha negado su acceso a un local municipal. Sabater ha saludado después a los vecinos a pie de plaza en medio de gritos de «alcaldesa, alcaldesa».

El giro copernicano en Badalona se empezó a fraguar esta noche del viernes cuando Guanyem decidió agotar hasta el final las negociaciones para cerrar un acuerdo con los socialistas. Los contactos se han alargado hasta la 1.30 de la madrugada de este sábado y se han cerrado minutos antes del inicio del Pleno. Acompañada de su equipo, la exalcaldesa no ha querido hacer declaraciones al entrar en el Ayuntamiento aunque los abrazos que se han dado algunos miembros de su candidatura indicaban el vuelco. Pastor ha irrumpido radiante. Albiol ha permanecido en la antesala del Pleno con cara de estupefacción sin dar crédito a una alianza que parecía imposible.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: