Tecnología

El próximo Apple Watch no necesitará un iPhone para operar | Tecnología


Hasta la fecha, el uso del Apple Watch estaba directamente vinculado al iPhone; sin el móvil cerca, este reloj inteligente no tenía más funciones que dar la hora y fecha. De hecho, Apple supo tejer minuciosamente esta estrategia con el objeto de crear más vínculos con el usuario de su ecosistema: si uno estaba contento con el iPhone, era muy probable que acabara comprando un reloj, y viceversa. Establecido este vínculo, resultaría difícil de romper y abandonar la plataforma hacia otro modelo de móvil o reloj. El reloj lleva ya más de dos años en el mercado y el fabricante estaría preparando un salto de calado en su próximo modelo: lograr que el reloj no necesitara un iPhone cerca para operar.

El reputado analista Ming-Chi Kuo (KGI Securities), que suele acertar en la gran mayoría de sus predicciones, llega con una de cal y otra de arena para los fans de los productos de la firma de la manzana. La buena noticia es que Apple presentará este año un Watch con conectividad LTE incorporada y que logrará que el dispositivo opere de forma autónoma y no como un accesorio del iPhone, como sucedía hasta la fecha. La mala noticia que avanza en clave de previsión este analista es que el fabricante no piensa cambiar un solo ápice el diseño del reloj, aunque esto último posiblemente no sea tan malo como pensamos puesto que los usuarios del modelo actual no tendrían que deshacerse de su colección de correas.

Poder salir a correr sin cargar con el iPhone es su mayor aliciente

Kuo avanza que los californianos presentarán este año dos variantes del Apple Watch 3: una sin conectividad LTE y otra con ella, escalando posiblemente el modelo actual hacia abajo con un precio más competitivo. Bloomberg detalla también este avance especificando que Intel fabricará los módems del reloj, y que Apple estaría ya en negociaciones con los operadores de Estados Unidos y Europa con la idea de comercializar el Watch como parte de su catálogo de dispositivos en lo que sería un gran cambio en la estrategia del fabricante de Cupertino.

¿Por qué sería relevante este cambio de estrategia en el mercado? Este nuevo reloj contaría con una conexión permanente a internet con independencia de la presencia de un iPhone o red WiFi cerca. Gracias a ello, sus poseedores podrían efectuar y responder llamadas, enviar mensajes y lo que tal vez resulte más interesante, podrían salir a llevar a cabo actividades deportivas sin necesidad de tener que acarrear también un iPhone. Esto último resulta interesante en caso de emergencia: si uno está en un apuro bastará con pulsar un botón y solicitar asistencia sin tener que contar con el móvil a mano.

Apple no sería el primer fabricante en lanzar un reloj con datos incorporados y de hecho, Samsung, ha hecho lo propio este mismo año con el Gear S3. Quedan muchas incógnitas que aclarar en caso de confirmarse este rumor como cierto: ¿con qué plan de datos comercializarían los operadores el reloj? ¿Cómo afrontará Apple la duración de la batería del dispositivo? Hasta que el fabricante no anuncie este equipo, estas incógnitas quedarán sin resolver, pero algunos analistas ya avanzan que este dispositivo podría ser un auténtico revulsivo para las ventas de la compañía, “cambiaría las reglas del juego”, explica Gene Muster.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment