Una universidad del centro de Japón ha concedido su primer título de grado de estudios ninja a un estudiante que admiraba la tradición feudal del país asiático. «Leí que los ninjas trabajaban como granjeros por las mañanas y por las tardes se entrenaban en artes marciales», apunta Genichi Mitsuhashi, un hombre de 45 años que ha pasado los dos últimos formándose para convertirse en un heredero en pleno del siglo XXI de los antiguos mercenarios. 

El programa académico de la Universidad Mie, en la ciudad de Iga (a 350 kilómetros al suroeste de Tokio), ha incluido entrenamiento en artes marciales como el Kung-fu y el Shorinji Kempo, estudios de la tradición y análisis de textos históricos vinculados a la tradición japonesa, pero también el cultivo de la tierra, de arroz y verduras. «Con esta combinación [de estudios] creí que podría llegar a conocer a los ninjas reales», apunta Mitsuhashi al diario Japan Times. El hombre dirigió un pequeño hotel y enseñó artes marciales y algunas destrezas de los ninjas al mismo tiempo que estudiaba su máster.

Uno de sus profesores, Yuji Yamada, que le dio a Mitsuhashi la asignatura de Historia, quedó sorprendido por la entrega de su alumno a las tareas: «Ofrecemos clases de historia y cursos en destrezas ninjas, pero no esperábamos que se comprometiera hasta este punto», como un ninja real. 

Para formar parte del programa, los estudiantes tienen que superar un examen en historia del país y una prueba de lectura de textos históricos relacionados con los ninjas. «Unos tres estudiantes se matriculan al año», apunta Yamada. «Recibimos muchas solicitudes desde el extranjero, pero tengo que precisar que este es un curso para aprender sobre los ninjas, no para convertirse en uno». 

Conocidos por su actividad secreta y grandes habilidades, los ninjas fueron agentes, muchas veces encubiertos, en las guerras. Se dedicaban al espionaje, sabotaje, asesinato y guerra de guerrillas desde al menos el siglo XIV, pero, como señala Mitsuhashi, también fueron granjeros independientes. 

Ahora, el alumno quiere conseguir un doctorado en estudios ninjas. «Vivir de manera independiente, por tu propia supervivencia y prosperidad, es algo importante para el Japón moderno», ha apuntado a CNN. «Para cada uno de nosotros, el mundo no es global, sino local. La era de la globalización ya ha acabado». 




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: