También en el pleno de este miércoles se ha debatido la puesta en marcha de las medidas a tomar desde el Consistorio contra la violencia de género. Un momento que aprovecharon las ediles de MM y PSOE, Rita Maestre y Maite Pacheco, para recordar al delegado de Familias, Igualdad y Bienestar Social, José Aniorte, lo «lamentable» de que no se hubiese producido la declaración institucional contra la violencia machista para el pasado 25 de noviembre.

Algo que sí podría haber sucedido sin la participación del partido de ultraderecha, al menos en el Consistorio, donde el reglamento no requiere de esa unanimidad que alegaron desde el Gobierno municipal para no promover este posicionamiento institucional y que levantó y dirigió gran parte de las protestas de la marcha del pasado lunes en la capital y el manifiesto del movimiento feminista madrileño. «Vox, escucha, las mujeres están en lucha» fue uno de los coros que más se escuchó a lo largo del recorrido de Cibeles a Sol. Una idea en la que han incidido tanto Maestre como Pacheco.

«Vox niega medidas incontestables. Pero las mujeres, la democracia y la Constitución no daremos un paso atrás», ha espetado Pacheco. «Negacionistas» y «pandilla de machistas», los ha tildado Maestre. Desde el Gobierno, Aniorte ha pedido al partido que les facilitó el Gobierno junto al PP, que «salgan de su caverna ideológica» porque su negativa a reconocer la violencia machista «no es justificable».

El nuevo documento para trabajar contra la violencia de género en la ciudad, en el que todos los partidos excepto Vox llevan cinco meses trabajando —Aniorte recriminó a Ortega Smith no haberle «devuelto ni una sola llamada ni un solo mensaje» para sentarse a trabajar en este tema—, incluyen la propuesta de un observatorio y su correspondiente comisión de seguimiento, soluciones habitacionales estables para las víctimas y sus familias o formación. «Pero sobre todo presupuesto», ha incidido Maestre, que ha recordado que en el borrador no hay ninguna partida consignada para estas medidas. «Tenían la oportunidad de demostrar su compromiso», ha dicho dirigiéndose a Aniorte, «¿y qué nos encontramos? Nada». Pacheco también lo ha recordado y ha explicado esa petición que tanto PSOE como MM han incluido en el documento de enmiendas al plan, que también ha sido aprobado por todos los partidos excepto Vox: «Dotación de presupuesto, revisión al alza anualmente y que vaya más allá de los vaivenes políticos que puedan venir».

El delegado de área ha contestado a las ediles: «No se preocupen, que la habrá». Y ha avisado a Ortega Smith de que «con Vox o sin Vox», el Gobierno municipal iba a luchar contra la violencia machista. El portavoz del partido de ultraderecha ha usado su última intervención en ese bloque para responder a Aniorte: «Me obliga a decirle que con Vox o sin Vox usted sería o no sería delegado y que con Vox o sin Vox usted sería o no parte del Gobierno y debería reconocer que gracias a Vox está usted sentado ahí». Un apunte del que sí parece haberse acordado el alcalde Martínez-Almeida cuando ha llegado el turno de votar la reprobación al portavoz del grupo de ultraderecha. Ese sin el que, sabe, no podrá aprobrar los presupuestos.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: