El secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha dejado clara este jueves la postura de su partido ante el debate de investidura que se celebra este 4,5 y 7 de enero. El número dos de los populares ha cargado con dureza contra Pedro Sánchez, al que ha acusado de «vender España», y al igual que Ciudadanos, ha recriminado a los barones socialistas que se rebelen contra los pactos de su líder.

«Sánchez ha vendido a España a cambio de seguir en el poder. Es algo que todo el mundo ha interiorizado», ha asegurado García Egea. El Gobierno en funciones no ha revelado el contenido del pacto con ERC y ningún miembro del Ejecutivo se ha manifestado nunca a favor de una consulta de autodeterminación en Cataluña, pero el PP ha acusado este jueves a Sánchez de haber pasado de pedir que se recuperara «el delito de convocatoria ilegal de referéndum a convocar uno». «Sánchez es un fraude electoral. El mayor peligro para la España constitucional», ha añadido. 

El secretario general del PP criticó los acuerdos del PSOE con Podemos, ERC y el PNV, respectivamente. Con el primero, ha dicho, «Sánchez cumple el sueño de Iglesias, Juan Carlos Monedero, e Íñigo Errejón». El segundo le parece «preocupante y bochornoso porque Sánchez asume todo lo que quieren los independentistas» y el tercero, «una vergüenza histórica plagada de graves concesiones a las reivindicaciones históricas de la banda terrorista ETA».

García Egea aseguró que los planes para derogar parte de la reforma laboral aprobada en 2012 por el Gobierno de Rajoy ponen en peligro «100.000 empleos del sector de la automoción, la industria y el alimentario» y que el propósito de subir los impuestos a las rentas altas (más de 130.000 euros) espantará a los inversores. El documento del pacto firmado por Sánchez e Iglesias prevé, entre otras medidas, derogar la posibilidad de despido por enfermedad y subir el salario mínimo hasta alcanzar progresivamente el 60% del salario medio en España.

También ha acusado García Egea a Sánchez de pretender expulsar de Navarra a la Policía Nacional y la Guardia Civil en su pacto con el PNV. En realidad, el acuerdo se compromete a transferir las competencias de tráfico a la Comunidad Foral de Navarra, «con el mismo contenido y extensión” que las realizadas en su momento a Euskadi. El Gobierno de José María Aznar transfirió a Cataluña esas competencias en 1997.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: