El líder opositor ruso Alexéi Navalni ha quedo en libertad este viernes tras cumplir una condena de 30 días de arresto administrativo por llamar a participar en un mitin no autorizado que se celebró el pasado el pasado 27 de julio y que fue disuelto violentamente por la policía. Navalni, quien también es bloguero, salió a primera hora de la mañana de centro de detención Simferópolski de la capital rusa, informó el canal de televisión independiente, que emite por internet, TVRain. El opositor y bloguero anticorrupción denunció de inmediato ante los periodistas «actos de terror destinados a atemorizar» por parte de las autoridades rusas en su represión del movimiento de protesta en Moscú en las últimas semanas.

Navalni, famoso por sus denuncias de corrupción en las altas esferas del poder, fue detenido el pasado 24 de julio, cuando salía de su domicilio. Durante su permanencia en el centro de detención, el político tuvo que ser hospitalizado por los que sus abogados calificaron de intoxicación con una «sustancia química desconocida».

Según los médicos que le trataron en el hospital, donde permaneció un día, Navalni sufrió una «dermatitis de contacto».La mayoría de los opositores moscovitas cumplen actualmente cortas penas de cárcel, y la organización de Navalni, el Fondo de Lucha contra la Corrupción, es investigado por «blanqueo» de dinero. 

Varias manifestaciones no autorizadas para exigir elecciones libres en Moscú se han saldado con miles de arrestos en las últimas semanas.Se trata del mayor movimiento de protesta desde el regreso de Vladimir Putin al Kremlin en 2012.

Este jueves un grupo de más de 50 científicos rusos difundió una carta abierta a las autoridades en la que pidieron poner fin a la persecución penal de algunos de los participantes en las recientes protestas opositoras en Moscú. «Nosotros, científicos rusos que trabajamos en universidades y centros de investigación tanto en Rusia como en el extranjero, estamos muy indignados por la persecución penal de los participantes en protestas pacíficas relacionadas con las elecciones a la Duma (Asamblea legislativa) de Moscú», señala la misiva. Los científicos subrayan que su profesión es «incompatible con la burda mentira, la manipulación de los hechos y la persecución de los voces disidentes».

Para ellos, las protestas en Moscú, que acabaron con cerca de 3.000 detenidos, fueron provocadas por un «claro fraude» durante el registro de los candidatos a las elecciones locales que dejó fuera a los representantes de la oposición extraparlamentaria.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: