Internacional

El opositor ruso Navalni es condenado a 30 días de cárcel | Internacional


Alexéi Navalni, el líder de la oposición extraparlamentaria rusa, ha sido condenado este martes a 30 días de cárcel por desacato a la autoridad y por haber organizado, sin la autorización correspondiente del Ayuntamiento capitalino, las protestas del 5 de mayo en la plaza Pushkin de Moscú contra la cuarta investidura presidencial de Vladímir Putin.

Al igual que en otras manifestaciones convocadas por Navalni en los últimos tiempos, el líder opositor rechazó los lugares alternativos que las autoridades de Moscú le ofrecieron para celebrar las protestas, con lo que quebrantó la ley vigente. Así lo constató el tribunal del distrito Tverskói, que este martes le ha condenado a 30 días privado de su libertad.

Aquel sábado, Navalni reunió a sus partidarios en la céntrica plaza Pushkin bajo el lema ‘¡No es nuestro zar!’ para mostrar su rechazo por el triunfo de Putin en las elecciones presidenciales de marzo pasado. El mismo Navalni, que aspiraba a competir, no fue registrado como candidato en esos comicios debido a que la ley rusa no se lo permitía por tener antecedentes penales. Ante esta situación, Navalni, que cuenta entre sus seguidores principalmente a jóvenes prooccidentales, llamó a boicotear las elecciones y se negó a apoyar a Ksenia Sobchak. Esta popular presentadora de televisión, hija del que fuera alcalde de San Petersburgo y en esa calidad jefe del actual presidente cuando este trabajaba en esa ciudad a orillas del Nevá, apela al mismo auditorio que Navalni y, cuando presentó su candidatura, afirmó que la retiraría si a este le dejaban finalmente competir. Pero Navalni y muchos de quienes le apoyan desconfían de Sobchak, considerándola incluso un engendro del Kremlin.

A dos días de la inauguración del cuarto mandato presidencial de Putin, se reunieron en la plaza Pushkin entre 1.000 y 3.000 personas, según las distintas fuentes, menos de los que días antes habían salido a las calles de Moscú en defensa de Internet y a protestar contra el bloqueo de Telegram, servicio de mensajería popular en Rusia.

Las protestas contra la investidura de Putin se realizaron el día 5 en decenas de ciudades de Rusia y en varias la policía respondió utilizando la fuerza para disolver las manifestaciones. En total, más de mil personas fueron detenidas y varios activistas han recibido, como Navalni, penas administrativas.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment