Deporte

El once de Cardiff o Bale para Turín


Después del rotundo golpe de autoridad en la eliminatoria ante el PSG, el campeón de Europa regresa a su competición en busca de las semifinales. El enemigo es el mismo de la final de Cardiff y precisamente aquel once titular, con Isco en lugar de Bale, es una de las opciones que baraja Zidane para mañana. Después de una temporada cargada de lesiones e imprevistos, el Real Madrid afronta la ida de cuartos con toda la plantilla disponible a excepción de las molestias de Nacho, y en una racha de resultados y juego muy positiva. Con el del sábado en Las Palmas, los blancos suman cinco victorias consecutivas y han ganado diez de sus últimos once encuentros. Todo eran dudas antes de medirse al París Saint Germain, que se suponía que iba a pasar por encima del vigente campeón, pero lo que sucedió es que el Madrid mostró su cara más competitiva y a partir de ahí ha encontrado la regularidad y la puntería que tanto pedía Zidane en los malos momentos.

Bale vuelve a galopar

El parón de selecciones le ha sentado bien al galés, que goleó con su país a China y ha regresado con la mente despejada. Bale ha aceptado sin rechistar su nuevo papel en el Real Madrid, que a día de hoy no es el de titular indiscutible. No lo fue en ninguno de los partidos ante el PSG y Zizou no quiso confirmar si su gran actuación en Las Palmas podría devolver a Gareth al once inicial en el Juventus Stadium. En Gran Canaria se le pudo ver galopar de nuevo, con un primer gol en el que se resumen perfectamente sus mejores características. Arrancó a la espalda de la defensa y convirtió el gran pase de Modric en uno de esos tantos marca de la casa. Con espacios es demoledor y si recupera su mejor versión es un futbolista capaz de definir eliminatorias y finales. Zizou premió el buen estado de Lucas Vázquez y Asensio en los últimos partidos importantes, pero el galés va a tener su momento y parece que ya está preparado.

Isco, de Cardiff a Turín

Con la Selección recuperó esa versión pletórica que el curso pasado le permitió ser el elegido para completar el once titular de la final de la Champions. Bale llegaba justo y el malagueño estaba en las preferencias por delante del resto de jugadores. Ni James, ni Asensio, ni Lucas. La primera opción era Isco, que tras ser titular aquel día lo podría ser también mañana en el reencuentro con los juventinos. Zizou esconde todo lo posible sus planes, pero que el mediapunta ni siquiera viajara a Las Palmas podría ser una pista sobre el papel que el técnico le tiene reservado en esta ida de cuartos. Últimamente había perdido parte de su capacidad para ser influyente en el juego y el resultado del equipo, aunque a su favor está que sabe jugar en esa posición de cuarto centrocampista para tener superioridad en el medio junto a Casemiro, Kroos y Modric. Además de magia y bastante gol, el malagueño ha aprendido a trabajar y a sacrificarse cuando no tiene el balón. Que rotara el sábado en Liga aumenta sus opciones de ser titular en Turín.

La garantía de Cristiano

Otro que vio el partido ante Las Palmas por la televisión y que llegará al Juventus Stadium con ocho partidos consecutivos marcando. Sus números se han disparado en la Liga desde que empezó 2018, pero en la Champions sus estadísticas llevan mucho tiempo siendo buenísimas. Ha anotado al menos un gol en todos los duelos de esta edición y en la pasada ejecutó al Bayern en cuartos, al Atlético en semifinales y a la propia Juventus en la gran final. Es el rey indiscutible de esta competición y lo comprobó el París Saint Germain, cuyas estrellas no fueron capaces de responder a CR7. Se esperaba que Neymar y Mbappé decidieran, pero el que lo hizo fue el portugués con un doblete en el Bernabéu y un golazo en el Parque de los Príncipes para rendir definitivamente a los galos. Ante la Juve quiere seguir sumando.

Benzema, comprometido

Sigue algo peleado con el gol, aunque se mostró como un capitán con personalidad en su partido número 400 con la camiseta blanca. Falló alguna que otra ocasión clara, aunque tiró perfectamente el primer penalti. Nadie confía más en él que Zidane, al que espera devolverle todas las oportunidades con alguna acción decisiva como la del año pasado en el Vicente Calderón. En un principio, es fijo para la Juventus y todo lo que no fuera la titularidad del francés resultaría una sorpresa. Es mucho más que goles lo que aporta al juego del equipo y su espíritu de mediapunta encaja perfectamente con la versión de rematador de área que está mostrando Cristiano últimamente. La mejor versión de Karim está por llegar todavía este curso, pero no se juegan cuatrocientos partidos con el Real Madrid sólo por casualidad.

Ramos, el capitán está listo

El alma del equipo ha tenido varios momentos de respiro en las últimas semanas. Algunas molestias físicas le han obligado a reducir sus apariciones y se presenta ante la Juventus descansado y listo para una de esas batallas que a Ramos le encantan. Marca la diferencia en el juego y también en esos intangibles que tienen que ver con el carácter ganador y la competitividad. Tira del equipo cuando las cosas se complican y le pone galones a una defensa que en Turín será la de gala. El propio Sergio, Carvajal y Marcelo descansaron este fin de semana y sólo el cuarto componente, Varane, disputó los noventa minutos en Liga. El francés y el sevillano serán clave ante el potente juego aéreo juventino, mientras que los laterales volverán a vestirse de extremos para sorprender en ataque y alimentar a Cristiano dentro del área.

Sólo Nacho es duda por sus molestias musculares, todos los demás están disponibles y Zidane tendrá mucho donde elegir para asaltar Turín.




Fuente: La Razón

Comentar

Click here to post a comment

injerto
injerto