El grupo Nuevo IRA (siglas en inglés del Ejército Republicano Irlandés) ha admitido  su responsabilidad en el asesinato de la periodista Lyra McKee durante los disturbios del jueves pasado en Londonderry (Irlanda del Norte). La periodista, de 29 años y natural de Belfast, murió tras recibir un tiro en la cabeza mientras observaba el estallido de violencia provocado por los integrantes del Nuevo IRA (una escisión de la antigua banda armada contraria a los acuerdos que en 1998 pusieron fin a décadas de violencia en el Ulster) contra las fuerzas del orden. Los altercados tuvieron lugar después de una redada policial en varias viviendas.

En un comunicado enviado al diario Irish News, el grupo ofreció sus «sinceras disculpas» a la familia y amigos de la víctima, pero también acusó a la policía de «provocar» los disturbios que precedieron a la muerte de McKee. Este martes la Policía de Irlanda del Norte ha detenido a una mujer de 57 años relacionada con el asesinato de la periodista. 

El Nuevo IRA ha acusado a la Policía de provocar los disturbios y ha asegurado que ha instruido a sus miembros para que extremen precauciones cuando «se enfrenten al enemigo». En el comunicado, el grupo ha explicado que «tras la incursión en Creggan [un barrio residencial al oeste de Londonderry] «por parte de las fuerzas de la corona británica fuertemente armadas», tuvieron que desplegar a sus «voluntarios».

Unas imágenes tomadas por un testigo muestran a un hombre enmascarado abriendo fuego con una pistola. McKee se encontraba cerca de un coche de la policía cuando recibió el disparo. El sábado pasado dos jóvenes de 18 y 19 años fueron detenidos y puestos en libertad el domingo. Sus identidades no han sido reveladas.

La amenaza terrorista en Irlanda del Norte

El Nuevo IRA ha protagonizado ataques esporádicos en los últimos años. Los integrantes de este grupo, creado en 2012, son contrarios a los acuerdos de Viernes Santo de 1998, que pusieron fin en buena medida a tres décadas de violencia en Irlanda del Norte entre protestantes, que querían permanecer en Reino Unido, y católicos, partidarios de la unificación con Irlanda, pero ha seguido habiendo actos de violencia esporádicos. El Nuevo IRA nació después de que tres de las cuatro milicias nacionalistas de relevancia en Irlanda del Norte decidieran unir fuerzas.

Los grupos escindidos del Ejército Republicano Irlandés (IRA) han perpetrado ataques contra policías y miembros de las fuerzas de seguridad en los últimos años. En 2012, un funcionario de prisiones norirlandés murió en un tiroteo en una carretera atribuido a estos grupos, el primer asesinato de este tipo desde 1993. En enero una bomba en un coche explotó también en la localidad de Derry, un ataque que también ha sido atribuido al grupo. 




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: