El pabellón de Can Vinader de Castelldefels está siendo testigo estos días (hasta el sábado) del paso de un fenómeno del baloncesto: el ‘niño gigante’ Olivier Rioux, un joven canadiense de 13 años que mide 2,18 metros. El chico, que prácticamente dobla en estatura a sus rivales infantiles, ha debutado con el Real Madrid, con el equipo sub-13, en el Torneo Internacional FIBA de la localidad barcelonesa. En su estreno anotó 20 puntos, en la paliza del equipo blanco al BBA Castelldefels (49-121).








El joven es la sensación del baloncesto mundial. El año pasado, con 12 años (ya medía 2,13m), se dejó ver en el Torneo de La Roda (Albacete) cuando jugó con el equipo francés del Frenchy Phenomens. Fue escogido mejor pívot en el quinteto ideal y en la final se enfrentó al Real Madrid (90-89 para los blancos), que encajaron 26 puntos del canadiense y ahora lo han incorporado para este torneo de Castelldefels para probarlo.


Del hockey hielo a la canasta

Hace un año, con 12, ya medía 2,13m, como Pau Gasol, y asombró en un torneo de Albacete

Rioux, canadiense que empezó a jugar a hockey hielo en Montreal, se pasó al baloncesto por su estatura. Practicaba con los amigos y con su hermano, Émile, tres años mayor, y de similar estatura. Se le dio bien y fue rápidamente captado por el baloncesto europeo: le seleccionaron en uno de los 82 campus del Frenchy US Camp en Francia, en los que participan 3.000 niños.

Su altura y su envergadura están causando sensación allá por donde juega. En Castelldefels se le ha podido ver dominando a placer el salto inicial, poner tapones, coger rebotes o encestando al aro que toca solo levantando los brazos (a 2,60m, la distancia oficial en sub-13) con la facilidad de un gigante jugando contra enanitos, como se puede ver en las imágenes colgadas por la cuenta Campoatrás en Instagram.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: